En mayo hubo conversaciones, pero que no habrá cambios inmediatos
Hay voluntad del Gobierno de avanzar en una regulación que proteja más la propiedad intelectual

(Buenos Aires).-  Las multinacionales del negocio farmacéutico tienen la esperanza de que las mejoras en la relación con el Gobierno -que ya no les regula los aumentos, flexibilizó la importación de medicamentos y mejoró la burocracia para poner en marcha estudios clínicos- se extienda también a la normativa sobre propiedad intelectual.

Andrés Graziosi, jefe del negocio de Farma de Novartis para Latinoamérica y Canadá, aseguró que el tema los preocupa. Vemos buena voluntad de avanzar en una regulación que permita una mayor protección de la investigación y desarrollo (I+D). Estamos en conversaciones con el Gobierno. Si la Argentina quiere insertarse en el mundo tiene que encaminarse a una mejor protección de propiedad intelectual, advirtió.

Sin embargo, el directivo dijo que los avances concretos fueron pocos. Las conversaciones con los distintos ministerios y agencias de gobierno nos hacen ver que hay voluntad de equiparar los estándares de Argentina a los internacionales, pero por ahora hay solo conversaciones, opinó.

Con una facturación de US$ 320 millones el año pasado, Novartis elabora remedios oncológicos, para afecciones cardiovasculares y respiratorias, entre otras. Una parte de lo que vende lo produce en plantas de terceros y otra la importa. Actualmente, la empresa está embarcada en 110 estudios clínicos en 720 instituciones del país, en los que invierte entre US$ 2 y 6 millones por cada uno.

Este gobierno modificó normas y estableció tiempos de aprobación de los estudios en línea con los criterios internacionales. Ahora la Argentina es más competitiva, indicó el ejecutivo cuya empresa está en el puesto 16 en el ranking local de laboratorios. Eso permitirá que Novartis traiga al país estudios clínicos en etapas más tempranas de desarrollo, para los que se requiere más conocimiento, inversión y personal más especializado. Este año estamos invirtiendo US$ 19,5 millones y el compromiso para el 2020, con las nuevas regulaciones, es llegar a US$ 30 millones y 200 estudios clínicos, sostuvo Graziosi. Es un compromiso que quedó establecido en un memo que firmaron con el Gobierno.

Según Graziosi, las ventas en el mercado argentino están relativamente estables, con un leve crecimiento en sectores de remedios más maduros. “Pero vemos el mercado argentino con buenas perspectivas a futuro porque este Gobierno está intentando fomentar la innovación y desarrollo, cambiar el marco regulatorio, dando más financiación a obras sociales. Hay otro clima de negocios”, se entusiasmó.

El ejecutivo mostró menos optimismo con relación al acuerdo que PAMI canceló con los laboratorios a los 90 días de firmado. Estamos a favor de que el PAMI sea sustentable -dijo- pero la preocupación del sector es que estuvo negociando el acuerdo durante ocho meses. Ahora se trabaja en un convenio que sea sustentable para el PAMI y también para la industria farmacéutica.

Fuente: Clarín Económico