El 54 Congreso ERA-EDTA señaló avances en nefrología pero advirtió de que esta “no es solo enfermedad renal”
La biocompatibilidad de la diálisis marca el futuro de la patología renal

(Madrid).- La biocompatibilidad de la diálisis marcará el futuro de la nefrología porque “cada vez es más parecida a la actuación del riñón”, explicó el presidente del 54 Congreso de la Asociación Renal Europea y de la Asociación Europea de Diálisis y Trasplantes (ERA-EDTA), Jorge B. Cannata-Andía.

El congreso, que se celebró entre el 3 y el 6 de junio en Madrid, contó con 61 simposios y más de 300 ponentes provenientes de más de 100 países.

Cannata, que también es jefe de servicio de metabolismo óseo y mineral del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), subrayó que esta mejora en diálisis también ha traído “un aumento de la calidad de vida” de los pacientes que se someten a ella.

“De hacerla tres veces a la semana durante cuatro horas, ahora se está haciendo cada vez más de noche, y eso hace que la diálisis sea más fisiológica”, dijo el experto.

El especialista explicó que los progresos en estas técnicas “han venido desde la aproximación más sencilla”. Durante el congreso se presentó un estudio que demostró las ventajas de incluir pedales de ejercicio para que los pacientes los usen mientras se someten a diálisis porque, entre otras cosas, “favorece su tono muscular”.

Respecto a los trasplantes, Cannata destacó que en la actualidad hay “moléculas más efectivas y menos tóxicas” a la hora de realizarlos.

Entre un 5 y un 10 por ciento de la población europea padece enfermedad renal crónica (ERC), “aunque la diálisis y los trasplantes son los últimos estadios”, dijo Cannata, quien recordó que “más de la mitad de los pacientes” con esta patología “desconoce padecerla”.

La prevención, explicó el experto, debe ser la punta de lanza de esta especialidad, ya que sendos estudios publicados en las revistas JAMA y The Lancet, concluyeron que la ERC es “una epidemia silenciosa”.

La ERC no es solo riñón

El perfil de enfermos renales crónicos ha aumentado en países ricos como Arabia Saudí o Bélgica y una de las preocupaciones actuales de los nefrólogos es que un 40 por ciento de los enfermos de ERC tiene también diabetes, “un ritmo galopante”, en palabras de este experto.

“Todo el mundo sabe qué es el corazón, pero no todo el mundo sabe qué es el riñón”, y por este motivo, “debe haber un aumento de la percepción” sobre este órgano, dijo Cannata.

“La gente se muere por enfermedades cardiacas, pero lo que se desconoce es que el riñón interfiere en muchas de estas”, recalcó.

El experto insistió en que la enfermedad renal crónica “no es solo de riñón”. Entre sus comorbilidades se encuentra una disminución del klotho, una proteína antienvejecimiento. A su juicio, lo más importante para evitar las patologías renales es educar, informar y detectar además de llevar dietas adecuadas ya que “en esta enfermedad también juega el sedentarismo y la hipertensión”.

Fuente: