España
Compra centralizada de tiras diagnósticas de glucosa

(Valencia).- La central de compras de productos sanitarios que ha puesto en marcha el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y a la que se ha adherido la Comunidad Valenciana, entre otras comunidades autónomas, podría "hacer retroceder la terapéutica de la diabetes varias décadas".

Así lo han asegurado tanto médicos y enfermeras especialistas en endocrinología y diabetes como pacientes en una reunión organizada por la Fundación de Ciencias del Medicamento (Fundamed) que ha tenido lugar este martes en el Colegio de Médicos de Valencia. El objetivo del encuentro era analizar las consecuencias que tendrá la compra centralizada de tiras reactivas para la determinación de glucosa en los pacientes de la Comunidad Valenciana.

El uso de tiras reactivas de determinación de glucosa en sangre es parte "esencial" en la terapéutica de la diabetes ya que permite la prevención y anticipación a la aparición de complicaciones agudas asociadas a la enfermedad y facilita "la participación activa de los pacientes en el manejo de su enfermedad", según Javier Ampudia, médico adjunto al Servicio Endocrino del Hospital Clínico de Valencia. Por ese motivo, Juan Girbés, médico especialista en Endocrino y Diabetes, adjunto al Servicio Endocrinología, Hospital Arnau de Vilanova de Valencia y presidente de la Sociedad Valenciana de Diabetes, explicó que, aunque es "razonable" el objetivo de reducción de costes, este "no puede realizarse reduciendo el número de opciones disponibles" puesto que sería lo mismo que "considerar a todos los pacientes por igual", algo que va en contra de la individualización de tratamiento. Según Girbés, "es una vuelta al pasado de la terapia de la diabetes". Esta situación es muy grave para María del Toro, de la Asociación Valenciana de Diabetes, quien explicó que lo que va a ocurrir es "que el paciente se va a tener que adaptar al glucómetro cuando lo que debe buscarse es que el glucómetro se adapte a las necesidades del paciente".

Los pliegos de contratación de la central de compras de tiras reactivas para la determinación de glucemia sanguínea establece que el criterio único de selección será el precio. Además, este concurso impide a un laboratorio presentar más de un modelo de tiras al concurso. De este modo, se reduce el abanico de productos que se encontrarán a disposición de los pacientes, lo que significa un cambio radical con respecto a la situación actual de los diabéticos en la Comunidad Valenciana. En la actualidad, todos los glucómetros y tiras disponibles en el mercado están accesibles a los pacientes de la Comunidad Valenciana, pudiendo los médicos prescribirlos a los pacientes que los necesiten.

Estos diferentes modelos presentan características y funcionalidades que se ajustan a las necesidades concretas de cada paciente; desde una pantalla grande para facilitar la lectura, hasta ofrecer el resultado con voz para pacientes ciegos. Lo que va a ocurrir de seguir adelante la central de compras es algo que ejemplificó la presidenta de la Asociación de Diabéticos de Castellón, María Teresa Marí que tiene la doble condición de paciente y de enfermera especialista. Esta experta aseguró que la reducción de los sistemas disponibles "es como si se decreta que todos los zapatos tienen que ser de una talla 36".

Además, la adjudicación de las tiras reactivas para diabetes en la central de compras supondría el cambio obligado de sus tiras y glucómetros habituales a un gran número de pacientes. Este cambio no sería ni mucho menos inocuo ya que, según explicó Marí, los pacientes podrían reducir la confianza que tienen en los dispositivos de medición como parte integral e inseparable de su tratamiento al ver que la propia administración sanitaria no le da la relevancia que tiene. En el ámbito médico tampoco sería fácil el cambio. Según Ampudia, "cambiar los dispositivos supondría una carga adicional de trabajo para los profesionales y un retraso en la terapia" puesto que mucho de lo avanzado con los pacientes, los datos históricos registrados y otros avances logrados "se tiran". Por estos motivos, este especialista considera que "nunca se tendría que haber hecho una central de compras de este estilo con las tiras diagnósticas".


Pacientes de primera y de segunda

Pero no solo eso, Girbés enfatizó en las diferencias que un sistema así puede acrecentar entre los pacientes de las distintas comunidades autónomas, creando pacientes de primera y de segunda. Precisamente en este aspecto coincidió el presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP), Alejandro Toledo, quien también se mostró en contra de la medida por las repercusiones futuras que puede tener la limitación de los modelos de tiras diagnósticas. Según Toledo, es "invertir menos hoy para tener que gastar más mañana".

Por todo ello, todos los asistentes al encuentro rechazaron que los criterios económicos primen ante los clínicos a la hora de dirigir una compra de productos como las tiras diagnósticas. Además, de este modo se impide el acceso a la salud y la innovación. Y es que los expertos participantes en la reunión dieron cuenta de los avances que se han producido en los últimos años y que se podría volver atrás. La innovación que en los últimos años los laboratorios fabricantes han estado poniendo en el mercado han llevado a que en la actualidad se necesite menos muestra, que los datos se puedan almacenar en un ordenador, que sugieran la dosis de insulina a administrar, que adviertan con antelación de complicaciones, etc. Según Girbés parece como si se pensara que un glucómetro "solo mide glucosa" pero son importantes otras cosas como la cantidad de sangre necesaria o la precisión del dispositivo. Esto es clave, puesto que "el paciente toma una decisión en función del valor de glucosa que ve" y necesita esa información varias veces al día antes de administrarse la insulina, explicó Ampudia, quien aprovechó para recalcar la importancia de las tiras y glucómetros recordando que hace dos años se retiró un equipo del mercado porque sus inexactitudes habían dado lugar a decisiones incorrectas que produjeron muertes.

Por último, los asistentes quisieron remarcar la importancia de la educación, formación e información de los pacientes en el ámbito de la diabetes, ya que es imprescindible para asegurar un resultado terapéutico óptimo. Hay que "enseñar a los pacientes a que confíen en los glucómetros" y sepan interpretarlos y "tomar decisiones", explicó Marí. Esta formación y toma de decisiones es clave, según Ampudia ya que, según la evidencia científica un paciente formado y que actúe en consecuencia de la información aportada "puede lograr una reducción de 0,5 puntos la hemoglobina glicosilada", se incrementa la adherencia al tratamiento y se facilita el éxito.