Creó una unidad de proyectos especiales para reunir distintos centros de salud en el Muñiz
El Gobierno porteño puso en marcha la unificación de cinco hospitales en el sur de la Ciudad

(Buenos Aires). Sin pasar por la Legislatura, por decreto, el Gobierno porteño oficializó el polémico plan para reunir cinco hospitales en terrenos donde hoy funciona el Muñiz. El proyecto genera fuertes rechazos y hay denuncias de que, detrás de una supuesta modernización, se esconden un achicamiento de la salud publica y un negocio inmobiliario.

El decreto, que lleva la firma del vicejefe de Gobierno Diego Santilli, modifica la estructura organizativa del Ministerio de Salud de la Ciudad para crear la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Complejo Hospitalario Sur. Según se aclara, esta unidad será un organismo fuera de nivel bajo la órbita de la Subsecretaría de Planificación Sanitaria del ministerio, con rango, nivel y atribuciones de Dirección General.

El Complejo Hospitalario Sur, según el decreto, integrará el Hospital de Infecciosas Francisco Muñiz, el de Gastroenterología Carlos B. Udaondo, el de Rehabilitación Respiratoria María Ferrer, el de Oncología Marie Curie y el Instituto de Rehabilitación Psicofísica, en el predio del primero.

La UPE recién creada deberá "coordinar y ejecutar las acciones referidas a la planificación, organización, financiación y puesta en marcha" de este complejo. Además, estará a cargo de "definir la estructura edilicia, tecnológica y de recursos humanos y financieros necesarios" para su implementación. También tendrá que planificar cómo hacerlo, "realizar el seguimiento y supervisión de la ejecución de las obras de recursos físicos e infraestructura y del servicio de seguridad".

A su cargo también estará la organización de los recursos humanos y la gestión de las compras y contrataciones . También "gestionar el relevamiento de los aspectos referidos al planeamiento urbano, interpretación urbanística y regularización dominial" del complejo.

Esta unidad, además, se ocupará de definir y hacer un seguimiento del cronograma de actividades y de establecer las etapas, plazos y recursos necesarios para la implementación del proyecto.

Según trascendió, la obra costaría 160 millones de dólares y una parte se financiaría con la venta de los predios del Udaondo, el Ferrer y el IREP. Desde el sector de la salud denuncian que, detrás de este proyecto, hay un negocio inmobiliario.

Los trabajadores vienen realizando marchas y asambleas contra la unificación de los hospitales. Y cuando se conoció el decreto, que acaba de salir publicado en el Boletín Oficial de la Ciudad, las críticas se renovaron. Sobre todo, porque el proyecto no pasó por la Legislatura.

"Escándalo: el gobierno de Larreta pone en marcha el complejo hospitalario Sur por decreto, eludiendo a la Legislatura. Sabe del rechazo de los trabajadores de salud al proyecto ajustador que cerrará 4 hospitales", expresó el diputado porteño por el Frente de Izquierda Gabriel Solano.

"Ellos se escudan en que la unidad sólo se formó para el análisis de la factibilidad, pero claramente están avanzando en la realización de este proyecto", sostiene la trabajadora social del Hospital Muñiz e integrante de la Asociación de Profesionales de Servicio Social del Gobierno porteño, Fernanda Islas,.

"Los trabajadores consideramos que este plan es un achique y un ajuste en salud -continúa Islas-. Cinco hospitales se van a transformar en institutos y a ubicar en un solo terreno. Detrás de esto hay un negocio inmobiliario, porque se venderían los otros cuatro terrenos. Dos de los cuales, el del Marie Curie y el del IREP, están en Parque Centenario y en Núñez, dos zonas codiciadas".

La trabajadora del Muñiz subraya: "En el Gobierno porteño no nos explicaron ni nosotros entendemos qué justifica este proyecto en términos de medicina". En cuanto a los puestos de trabajo, Islas dice que desde el Ministerio de Salud les aseguraron que están garantizados. "Pero estamos preocupados, porque no nos detallaron cómo van a unificar los servicios de los cinco hospitales. Y todo esto ocurre en un contexto de ajuste a nivel nacional, donde al Ministerio de Salud lo bajaron a Secretaría. Y ese ajuste también va a llegar a la Ciudad".

Los trabajadores de la salud están haciendo asambleas y reuniones en los distintos hospitales para analizar el decreto. Además, están preparando un petitorio para presentarles a la ministra de Salud porteña, Ana María Bou Pérez, y a los legisladores de la Ciudad.

Fuente: Clarín