Argentina
El Hospital Garrahan celebra 7 años de 100% de donación voluntaria

(Buenos Aires).- En 2010, sólo el 35% de los donantes de sangre del Garrahan eran voluntarios. Actualmente el 100% de la sangre se dona bajo esta modalidad. En los últimos 7 años, el Banco de Sangre logró bajar hasta 10 veces la prevalencia de enfermedades transmisibles por transfusión.

El Banco de Sangre del Hospital Garrahan logró disminuir significativamente la transmisión de enfermedades a través de la transfusión de sangre desde que, siete años atrás, dio un giro radical en su política de donantes: convertirse en el primer y, hasta ahora único, banco con sangre donada 100% en forma voluntaria, es decir nunca con un fin o paciente específico.

El donante voluntario es el donante realmente seguro porque tiene plena conciencia de la importancia de donar sangre y del acto que lleva afirma Silvina Kuperman, jefa del Banco de Sangre del Garrahan e impulsora de la donación altruista y voluntaria. Las infecciones que pueden transmitirse por infección y que se redujeron hasta más de 10 veces son: HIV, Sífilis, Chagas, entre otras.

Las donaciones de sangre 100% voluntarias implican que ningún familiar requiere buscar por sus propios medios los componentes sanguíneos que necesita un paciente del Hospital. Y, además, significa mayor calidad y seguridad para las transfusiones sanguíneas. En el Garrahan, se pasó de 0.06 HIV positivo a 0.02 en el total de las donaciones, un indicador de seguridad igual al de los bancos de sangre más prestigiosos del mundo.

Los donantes frecuentes y voluntarios son los que tienen la menor prevalencia de infecciones transmisibles por sangre, asegura Kuperman. Sin embargo, en Argentina sólo el 25% de las donaciones de sangre se realizan en forma voluntaria, salvo en el Banco de Sangre del Garrahan

Trabajamos muy fuertemente para dejar de sumar a los padres y madres de nuestros pacientes la angustia y la responsabilidad de conseguir donantes. Y elegimos garantizar nosotros como Hospital todos los componentes sanguíneos que se requieren en el Garrahan, destaca Kuperman.

 SANGRE VOLUNTARIA, Y SEGURA

Un 14 de junio de 2011 el Banco de Sangre del Garrahan tomó una decisión que cambiaría para siempre la donación de sangre en Argentina: desde ese día nunca más se pidió a padres y familiares que consiguieran donantes para sus hijos internados. El Hospital se encargaría de obtener los componentes sanguíneos necesarios. Siete años después, este modelo sigue siendo único en el país.

En estos 7 años el éxito de la donación voluntaria quedó demostrado: se realizaron casi 100.000 donaciones de sangre y aféresis, casi el 85% obtenidas en más de 1.400 campañas externas llevadas a cabo junto a instituciones que colaboran con el Hospital, como escuelas, empresas privadas, clubes de barrio, el Congreso Nacional, canales de TV, entre muchas otras.

En el Hospital se realizan 650 transfusiones de componentes sanguíneos por semana y se requieren alrededor de 65 donantes por día para cubrir esta demanda. El 100 por 100 de la sangre que se utiliza es donada voluntariamente, muchas veces en forma frecuente, y nunca para un niño/a específico. También se requieren 100 unidades de plaquetas por día.

En todo el mundo solo 60 países han conseguido donaciones 100 por 100 hechas por voluntarios no remunerados para todo el requerimiento del sistema de salud público y privado. Y en Argentina provincias como Misiones y Jujuy avanzan para lograr este mismo objetivo.

Las transfusiones de sangre y los productos sanguíneos ayudan a salvar millones de vidas cada año, incrementan la esperanza y la calidad de vida de pacientes con enfermedades potencialmente mortales y apoyan los procedimientos médicos y quirúrgicos complejos. También desempeñan un papel fundamental en la atención materno-infantil, los desastres naturales y los desastres artificiales provocados por el ser humano.

¿QUIÉNES PUEDEN DONAR?

Cualquier persona, hombre o mujer, que cumpla con las siguientes condiciones puede ser donante:

  • Tener entre 18 y 65 años
  • Pesar más de 50 kilos
  • Estar en buen estado de salud
  • No padecer enfermedades que sean transmisibles por sangre
  • No haber tenido relaciones sexuales de riesgo en el último año
  • No consumir drogas endovenosas
  • No haberse realizado tatuajes o perforaciones en el último año. En el caso de las cirugías, depende el tipo de intervención
  • Entre donación y donación deben transcurrir 4 meses en hombres y 6 meses en mujeres

Fuente: Concenso Salud