Anticipando la publicación del primer reporte regional sobre la tecnología en la nube en salud
La nube como ventaja competitiva para el sector hospitalario latinoamericano

(Buenos Aires).- La Clínica X es un centro pequeño, atendiendo en una ciudad del interior del país. Cuenta con 20 camas y una vocación de servicios a sus clientes que le ha hecho sobresalir en el panorama local durante muchos años.

Son reconocidos por su cercanía, y muestran orgullosos sus reconocimientos en materia de calidad. Desde hace unos años están preocupados por incorporar las tecnologías de información, especialmente la historia clínica electrónica para mejorar y modernizar la atención al paciente, pero también porque es una exigencia para mantener sus acreditaciones. Es un reto enorme, pues no tienen un departamento de informática y tampoco cuentan con un gran capital para invertir en proyectos de alto costo.

El Hospital Y es un centro mediano, ubicado en la segunda ciudad en importancia del país. Cuenta con una amplia cartera de servicios y especialidades, así como la mejor tecnología sanitaria en la ciudad. Todo ello evita que los pacientes deban desplazarse a la capital, al mismo tiempo que captan pacientes de ciudades vecinas. Hace unos años invirtieron una fuerte suma de dinero en informatizar los procesos administrativos, incluyendo la facturación, pues esta parte era vital para la salud financiera de la institución. Sin embargo, sus procesos clínicos siguen estando principalmente en papel, a excepción del laboratorio y la imagen médica que sí están informatizados. Su cuerpo clínico demanda una historia clínica moderna e informatizada, además de la ampliación de los canales digitales para comunicarse con sus pacientes. Es una institución muy solvente económicamente pero temen que el proyecto de transformación tecnológica comprometa mucho las inversiones de los próximos años y, sobre todo, la operativa de sus procesos tradicionales, teniendo en cuenta que su área de IT está 100% centrada en el día a día operativo.

El Hospital Z es un centro de altísimo prestigio en el país y siempre que se habla de salud, su nombre sale como uno de los claros referentes. Para mantener esta posición han apostado de forma clara y constante por las tecnologías, siendo pioneros en invertir en sistemas ERP, sistemas administrativos, LIS, RIS, y en la Historia Clínica Electrónica. Su área de IT es potente y ha ido creciendo a medida que el hospital tiene una operación cada vez más informatizada. Los gestores del hospital, sin embargo, están preocupados por el creciente desafío que implica la incorporación de las tecnologías. Ya no son solo los sistemas más tradicionales, sino que la competencia local demanda más innovación para seguir siendo líderes; actualizaciones constantes de tecnologías, incorporación de nuevos dispositivos de cómputo personales que traen sus especialistas clínicos, así como facilitar a sus exigentes pacientes que cada interacción posible con el hospital y sus especialistas se realice por canales digitales. Además de que el coste de la factura IT se ha disparado, cuesta mucho trabajo y dinero incorporar a especialistas en eHealth, todavía muy escasos en el país. La complejidad de la infraestructura es exponencialmente creciente y cada vez es más difícil controlar el “uptime” de los sistemas al mismo tiempo que se garantiza la seguridad informática. El equipo de IT apenas da abasto y no logra seguir el ritmo de demanda de las áreas usuarias.

En resumen, la exigencia de estar siempre por delante fuerza a un ritmo frenético de cambios e incorporación de innovación, muy diferente al de hace apenas unos pocos años. El hospital se pregunta si desarrollar y mantener sistemas de información con medios propios debe ser una actividad central a la que dedicarse o, en cambio, es hora de pensar en modelos más innovadores y modernos de gestión tecnológica.

X, Y, y Z son ejemplos reales que bien pudieran constituir un “retrato robot” de tres escenarios comunes a los que se enfrentan diferentes hospitales y clínicas en cualquier país de América Latina según su segmento de mercado (tamaño, complejidad, ubicación geográfica). El desafío de la transformación digital no es opcional. Es una demanda y una exigencia de los usuarios, de los pacientes, del ente regulatorio y, a final de cuenta, del mercado y el mundo en que vivimos.

Con independencia del contexto concreto en que cada centro hospitalario se encuentre, vale la pena entender, analizar y considerar cómo la tecnología de cómputo en la nube puede ayudar a todos estos hospitales a enfrentar sus desafíos actuales y futuros.

En sentido general, vemos en nuestra región un crecimiento de la demanda de servicios salud determinado, entre otros factores, por el crecimiento económico, el envejecimiento de la población y el incremento de las enfermedades crónicas degenerativas. Todo ello genera una importante presión sobre los costos operativos y de inversión, creciendo así la necesidad de hacer más con menos y extraer el máximo partido a los recursos existentes.

Por otra parte, el paciente espera lo mejor para su salud: mejores resultados, mejores tratamientos, formas más simples, efectivas y seguras de compartir su información e interactuar con sus cuidadores. Y las aseguradoras demandan más efectividad, un pago basado en valor y resultados del proceso clínico, en lugar de un pago basado en volumen de actividad.

En ese contexto, los hospitales necesitan repensarse como organizaciones innovadoras, ágiles, eficientes y modernas. Para ello, deben pensar en clave digital y utilizar la tecnología de cómputo en la nube como una de las palancas clave en su transformación digital. El cloud ofrece una gran cantidad de beneficios comparados con los sistemas desarrollados y desplegados de forma tradicional. Ventajas que se evidencian en tres planos: operativo, funcional y económico.

Ámbito operacional

Desde el punto de vista exclusivamente operacional, los servicios del cloud permiten consumir recursos computacionales en base a las necesidades reales y ajustar rápidamente las capacidades de cómputo a medida que el hospital lo demande. Esta flexibilidad y agilidad genera beneficios enormes puesto que la infraestructura puede escalar a medida que incorporamos nuevas tecnologías, nuevas aplicaciones o nuevos usuarios a las existentes. Así respondemos dinámicamente a lo que las operaciones necesitan, pagando solo aquello que realmente consumimos. Un ejemplo claro pueden ser las soluciones de Historia Clínica Electrónica, como es el caso de la desarrollada por ehCOS, donde podemos aprovechar estas ventajas para crecer en equipo de cómputo (capacidad de procesamiento, o almacenamiento) a medida que el hospital realmente lo va necesitando. Otro ejemplo son las aplicaciones de imagen médica, grandes consumidoras de espacio de almacenamiento, que también podemos ir gestionando al ritmo de la demanda, evitando adquisiciones de servidores costosos y sobredimensionados que finalmente quedan obsoletos en poco tiempo.

Los servicios Cloud, al contrario de lo que se suele pensar, ofrecen mucha mejor seguridad y privacidad para los hospitales que mantenerlos in-house. Los proveedores de servicios cloud invierten constantemente y cuentan con las mejores tecnologías para proteger a sus clientes contra ataques y amenazas de todo tipo. Los servicios cloud ofrecen sofisticadas técnicas de control, que van desde la encriptación de datos, el control de acceso, el registro exhaustivo de logs, herramientas analíticas de seguridad, etc. Por supuesto, dado la escala con que se ofrecen estos servicios, los proveedores cloud cuentan con un equipo profesional altamente especializado en ciberseguridad, que rentabilizan al dar servicios a múltiples clientes. Difícilmente un hospital, por grande y poderoso que sea, pueda atraer y retener un staff propio que tenga similares habilidades y rendimiento.

Al migrar aplicaciones al Cloud, los hospitales pueden operacionalmente lograr ajustar oferta y demanda, ser más agiles dando respuesta a las áreas usuarias, simplificar sus CPD interno, incrementar la seguridad de aplicaciones y datos. Además, permite contar con staff más cualificado para funciones solamente técnicas que no son su core-business, liberando al equipo IT para que pueda realizar funciones de valor y acompañamiento al negocio y/o a la innovación tecnológica.

Ámbito funcional

Precisamente el cloud, por su naturaleza, ha disparado la innovación en el sector. Numerosas empresas han lanzado productos y servicios que aprovechan las ventajas de la nube mejorando simultáneamente las capacidades de integración e interoperabilidad de los datos en salud, el despliegue masivo y costo-eficiente de soluciones de movilidad o que explotan la llamada Internet de las Cosas (IoT). El cloud habilita oportunidades en toda la cadena de valor de un hospital, desde lo clínico hasta lo administrativo, el front office o el back office.

En particular, el Cloud representa una oportunidad única para que los hospitales adquieran y utilicen la Historia Clínica Electrónica de forma inteligente: la Historia Clínica Electrónica como Servicio. Como es conocido, la Historia Clínica Electrónica es uno de los sistemas claves para un hospital, pues registra cada uno de los encuentros con los pacientes y tiene toda la historia de salud adecuadamente documentada y convenientemente accesible en tiempo real. Sin embargo, muchos hospitales que han desarrollado su propia Historia Clínica Electrónica se ven frente al enorme reto de su actualización constante, funcional y tecnológicamente hablando. En un escenario en la nube, las historias clínicas que sacan partido de este modelo, como ehCOS CLINIC v5, permiten al hospital beneficiarse de la innovación e inversión constante que hace el proveedor de la tecnología, mediante el pago mensual de una suscripción.

Para hospitales que quieren pasar del papel a una Historia Clínica Electrónica, un enfoque sencillo con los módulos centrales de la operación, puede ser suficiente para empezar a transitar por este trascendental proceso de cambio. Conseguimos así eliminar el stress de un cambio radical y tomar una decisión de mucho mayor riesgo como la que implica la adquisición de un sistema nuevo, complejo, a ser configurado, gestionado y administrado por el propio hospital. El enfoque de la Historia Clínica Electrónica en formato SaaS, permite una adopción tecnológica progresiva, moderna, eficiente y también económicamente viable para todos.

Ámbito económico

Es precisamente el aspecto económico uno de los grandes impulsores del Cloud a nivel mundial en el ámbito hospitalario y con seguridad en Latinoamérica también será un elemento crucial para el crecimiento y consolidación de este modelo. Los hospitales se ven beneficiados en la adquisición de tecnologías y sistemas clave a través de cuotas mensuales que van al gasto operativo, en lugar de cuantiosas inversiones que deben hacer en el CAPEX en los modelos tradicionales de adquisición. También, el costo operativo del staff para mantener soluciones en la nube implica importantes ahorros respecto a la modalidad tradicional de mantener la tecnología in-house.

En resumen, el sector salud en general, y el ámbito hospitalario en particular, está dirigiéndose a un modelo de atención que depende y gira alrededor de los datos y la información digital, abriendo amplios espacios de innovación y modelos disruptivos en la forma en que se organizan sus procesos y modelos operativos. La tecnología de la información juega un rol crucial para lograr una gestión hospitalaria moderna, sostenible y eficiente. En ese contexto, los modelos de cómputo en la nube y las aplicaciones como servicio serán claves para lograr estos objetivos.

Mario Chao es Vicepresidente Sector Salud. everis América

Fuente: eHealth Reporter