Los análisis y las plataformas de diagnóstico molecular ayudan a determinar el mejor tratamiento a seguir
El análisis genómico como herramienta de ahorro en oncología

(Madrid).- En los últimos años son numerosas las innovaciones clínicas que se han incorporado en el campo de la oncología, ofreciendo verdaderos avances en el tratamiento de estas enfermedades.

No obstante, aún queda mucho camino por recorrer. Un camino en el que los análisis genómicos pueden jugar un papel claro a la hora de abordar el tratamiento de cada paciente. Así lo asegura Gonzalo R. Ordóñez, CEO de la compañía DREAMgenics, compañía que ofrece la interpretación del genoma humano de forma personalizada a través de sus servicios de consultoría bioinformática, diseño de tecnología ad hoc para proyectos de investigación y herramientas de diagnóstico para el profesional médico.

Actualmente, en lugar de clasificar los tumores según su origen anatómico, se pueden clasificar según la alteración genética que presentan. Y es precisamente aquí donde juega un papel esencial los análisis y la interpretación de los datos obtenidos tras la secuenciación genómica, con los que se pueden identificar cuál es la alteración que está detrás de la aparición o el desarrollo del cáncer de un paciente.

La Oncología es una de las principales áreas de interés para DREAMgenics desde su creación y una de las áreas clínicas donde mayor impacto pueden tener las nuevas tecnologías genómicas y las terapias personalizadas de precisión, explica Ordóñez. En este sentido, DREAMgenics ha desarrollado y validado de manera conjunta con el Instituto de Medicina Oncológica y Molecular de Asturias (IMOMA), unas nuevas plataformas de diagnóstico molecular denominadas ONCOgenics. Estas plataformas permiten la interpretación clínica del genoma tumoral y germinal de manera simultánea o por separado. Así, esta plataforma analiza a partir de una biopsia del tumor todos los genes y reordenamientos genéticos asociados a terapias dirigidas ya aprobadas para el tratamiento del cáncer.

Tal y como explica el CEO de la compañía, a través de estrategias genómicas y bioinformáticas, la muestra se procesa y se genera un informe que incluye las alteraciones identificadas, su descripción y las implicaciones terapéuticas relacionadas. De esta forma, el oncólogo cuenta con la información necesaria para seleccionar el tratamiento más adecuado para el paciente. Y es aquí donde precisamente estas plataformas pueden actuar como herramientas de ahorro para el sistema, pues al determinar con mayor exactitud el tratamiento más adecuado para cada paciente, se consigue deshechar los fármacos que puedan no aportar beneficios clínicos.

De hecho, ahora se puede ver que fármacos desechados en su momento por su invalidez o por no cumplir los estándares que marca la FDA o la EMA, en realidad sí que pueden ser eficaces para determinados subtipos tumorales con origen en una mutación determinada, asevera.

Sin embargo, Ordóñez asegura que queda mucho camino por recorrer para que estos análisis logren cobrar protagonismo en la práctica clínica diaria.  Si bien los análisis genómicos son ya habituales en las rutinas clínicas de hospitales en Estados Unidos o algunos países europeos, en nuestro país aún existe un gran desconocimiento de la utilidad de la bioinformática y de la genómica aplicada a la Medicina, explica. Desde su punto de vista, aunque los grupos de investigación básica llevan años aplicando las nuevas tecnologías de secuenciación masiva, son muy escasos los avances en este campo que han sido trasladados a la práctica clínica para el beneficio de los pacientes.

En este sentido, para conseguir que los avances tecnológicos y científicos lleguen al paciente, el CEO de DREAMgenics considera necesario que los medios, los profesionales sanitarios y la población sean conscientes de que el futuro de la Medicina pasa por la Genómica y la Bioinformática y que, para ello, es necesario contar con empresas de confianza, con experiencia, y que ofrezcan calidad y seguridad a los pacientes y profesionales.

Fuente: El Global