Empresas
Johnson & Johnson bajo investigación por prácticas de contratación

(New York).- La Comisión Federal de Comercio emitió citaciones civiles a Johnson y Johnson en junio como parte de una investigación sobre si las prácticas de contratación de su exitoso medicamento para la artritis reumatoide, Remicade, violaron las leyes antimonopolio, dijo la compañía en un documento regulatorio.

Las acciones de la compañía cotizaron marginalmente a la baja a US$ 132,47, luego de haber cerrado un 1,7% el lunes. J&J dijo que la FTC había emitido una "demanda de investigación civil", o CID, el equivalente a una citación para determinar si las prácticas de contratación eran legales.

Pfizer Inc. presentó una demanda contra J&J en 2017, diciendo que los contratos de su rival con las aseguradoras de salud para el fármaco de gran éxito para la artritis reumatoide, Remicade, eran anticompetitivos y tenían como objetivo bloquear las ventas del biosimilar de Pfizer llamado Inflectra.

Pfizer dijo en la demanda que J&J había contratado a muchas aseguradoras para dar descuentos a cambio de dar preferencia a Remicade, y solo para pagar Inflectra en los casos en que Remicade demostró ser ineficaz. Inflectra fue aprobado en 2016, mientras que Remicade salió al mercado en 1998.

Remicade es un tratamiento infundido para trastornos autoinmunes crónicos y cuesta alrededor de US$ 4.000 por dosis, o US$ 26.000 al año, dijo Pfizer en la demanda. J&J ha negado haber actuado mal y está luchando contra la demanda de Pfizer.
Pfizer dijo en un comunicado que había recibido un CID en junio.

"Como alega la queja de Pfizer, la conducta ilegal de J&J está diseñada para evitar que Inflectra pueda competir en su principal punto de diferenciación: el precio. Hoy, Inflectra tiene un precio de venta promedio (ASP) que es más de un 22% más bajo que Remicade ”, dijo la compañía en un comunicado. "A pesar de estos hechos, J&J no ha perdido un volumen sustancial o participación en las ventas, en contra de lo que debería ocurrir en un mercado competitivo".

Los biosimilares están destinados a ser alternativas de menor costo a los costosos medicamentos biotecnológicos. Pero como están hechos de células vivas y no es posible hacer una copia exacta del medicamento de marca, no se sustituyen automáticamente por el medicamento de marca existente de la forma en que lo haría un medicamento genérico.

Los medicamentos tratan dolencias como la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Fuente: Cluster de Salud