Entrevista Dr.Pablo Gornitz
Para protegernos hay un solo camino: seguir cuidándonos


(Villa Marìa).- Un hombre de 62 años llegó desde Perú, primero a Ezeiza y luego a Córdoba, con el resultado negativo del test de coronavirus. Igual, debía aislarse por siete días hasta esperar un segundo examen. No lo hizo y hoy son 17 las personas confirmadas con COVID de la variante Delta, además de unos 800 aislados por ser contactos estrechos de ese caso cero y de sus primeros contactos.

La rapidez de circulación nos alerta a pensar qué puede cambiar en el escenario pandémico con esta variante en Córdoba. Para ello, consultamos a Pablo Gornitz, médico de nuestra ciudad que viene trabajando desde el inicio en el tema desde que apareció el virus.

Lo primero que me parece importante es explicar qué son las variantes. Básicamente tenemos un virus que es el SARS-COV2 que genera COVID, y que, para poder subsistir, va mutando. Estos cambios le dan una ventaja porque aumentan la capacidad de replicación o la severidad, o bien, le permite escapar a los mecanismos inmunes de la persona, generados por la vacunación o por haber tenido la afección. Esas son las variantes, indicó.

Con esos datos, pasó a explicar los detalles de la variante Delta, de manera específica: Se habla mucho de esa variante porque se replica mucho más y genera una mayor tasa de infección. Ahora bien, como va a haber mayor tasa de infecciones, se van a generar mayores complicaciones, sin que necesariamente sea más severa. Es decir, la gravedad de esa variante está explicada por su capacidad para contagiar a más personas en menor tiempo.

¿Me puedo contagiar con esta nueva variante del virus si estoy vacunado?
Sí, y le doy un ejemplo que utilicé en otras entrevistas. Si vivo en un edificio y tengo un servicio de seguridad que lo cuida, lo mismo cierro con llave la puerta de mi departamento cuando salgo. En este caso, pasa exactamente lo mismo. En lugar de tener un guardia de seguridad tengo una vacuna que me protege, pero eso no significa que deba abandonar otras medidas de seguridad como el uso correcto del barbijo, el distanciamiento social y el lavado de manos. Si no continúo con esas medidas, es como dejar la puerta abierta del departamento para que entre el virus.

Esto es importante, porque puede pasarles a las personas que tienen una dosis de la vacunación; será menos frecuente en los casos de los que tienen las dos dosis y menos frecuente aún entre los que también han padecido la enfermedad.

Entonces, queda claro que la vacuna no terminó el problema.
No, claro que no. Es una herramienta valiosa. Todos debemos vacunarnos aunque las personas individualmente puedan estar en contra de las vacunas, pero hay algo que supera esa decisión y es el bien común. Esto significa que si no estoy vacunado, estoy susceptible a infectarme y entonces permito que el virus se siga replicando. Si el virus se replica, le doy la posibilidad de generar nuevas variantes; entonces, tarde o temprano va a terminar afectando a un familiar o a un vecino. La vacunación no es opcional. Creo que debería estar definido el hecho de negarse a la vacunación como algo criminal, como cruzar un semáforo en rojo, porque en ambos casos lo que hago es poner en riesgo a los demás.

Hay resistencia a que sea obligatoria.
Sí, porque se basan en un principio de autonomía y se resguarda la voluntad individual, pero creo que la voluntad individual tiene que tener un freno cuando expongo con mi accionar a la comunidad.

¿La vacuna es efectiva para todas las variantes o puede llegar a pasar como con la vacuna de la gripe, que se tiene que ir adecuando año a año a las nuevas cepas?
En el caso del virus de la gripe, la tasa de mutación es superior a la del COVID, por eso es que anualmente se tiene que modificar la vacuna que recibe la población. En la del COVID, lo que se ha visto hasta el momento es que las personas que tienen una sola dosis tienen una cobertura relativa para la variante Delta, no sería suficiente. Recién le da una cobertura importante con las dos dosis. Es decir, con el esquema completo, la vacuna es efectiva para la variante Delta.

Esto no significa que en un futuro cercano aparezca otra variante resistente a la vacuna, y en ese momento será reformulada para vencer esa resistencia. De hecho, actualmente hay países que ya están aplicando una tercera dosis para generar una mayor inmunidad.

La importancia del aislamiento

Como dijimos al principio de la nota, el viajero que llegó de Perú tenía un examen negativo para COVID y debía respetar un aislamiento de siete días: ¿Por qué?
El PCR lo que hace es amplificar el RNA viral, es decir, el corazón del virus. Cuando lo amplifico, necesito una cantidad mínima del virus, si la persona, que seguramente estaba infectada en un estadio muy temprano de la infección, el análisis no alcanzó a amplificar el virus. Por eso, un resultado negativo de alguien que llegó del exterior o de quien fue contacto estrecho de un positivo no permite que la persona quede liberada y circule en la comunidad, dado que puede transformarse en un resultado positivo en muy pocos días. Esa es la razón por la que se dispone realizar el test inicial y otro a los siete días, con lo que se reduce al máximo la posibilidad de que se positivice. Para las personas que vienen del exterior se debe controlar al máximo, porque allí pueden estar en contacto con nuevas variantes.

Fuente: El Diario 

statistical tracker