Investigación
Agentes antihipertensivos reducen niveles de biomarcadores cardiacos

(Hamburgo).- La presión arterial alta (PA) se asocia con una mayor tasa de eventos cardiovasculares y mortalidad.

Los biomarcadores cardiovasculares son capaces de predecir el riesgo a largo plazo en la población general, particularmente en las cohortes enfermas.

Dos regímenes antihipertensivos diferentes tuvieron el efecto de reducir los niveles de presión arterial en pacientes mientras y, al mismo tiempo, redujeron los niveles de troponina cardíaca medidos por un ensayo de alta sensibilidad (hs-cTn) y las concentraciones de péptido natriurético tipo B (BNP).

Científicos del Centro Cardíaco de la Universidad de Hamburgo (Hamburgo, Alemania; www.uke.de) aleatorizaron dos cohortes de pacientes hipertensos en un centro de salud. En un grupo, 251 personas recibieron 80 mg de telmisartán y 5 mg de amlodipina, mientras que, en el otro, 230 recibieron 40 mg de olmesartán y 12,5 mg de hidroclorotiazida. A los pacientes, antes de la aleatorización y después de los seis meses, les realizaron mediciones de su presión arterial, hs-cTn I y T, de BNP y de N-terminal-pro-BNP (NT-proBNP).

Se usaron varios ensayos de Roche (Basilea, Suiza) y de Abbott Laboratories (Abbott Park, IL, EUA) para medir los biomarcadores cardiovasculares. El equipo informó que las concentraciones de hs-cTnI disminuyeron marcadamente en ambos grupos de estudio y en la población general disminuyó de 4,6 ng/L a 4,2 ng/L. En un análisis de subgrupos, los investigadores descubrieron que los pacientes varones experimentaban una reducción mucho mayor en las concentraciones de hs-cTnI que sus contrapartes femeninas. En comparación, la susceptibilidad de medición de la hs-cTnT fue solo del 26,2% en la población total del estudio. Las concentraciones para este biomarcador no cambiaron después de la intervención. Las concentraciones de BNP y NT-proBNP también se redujeron después de seis meses: de 15,0 ng/L a 12,4 ng/L y de 64,8 ng/L a 53,3 ng/L, respectivamente.

Los autores concluyeron que habían determinado que la reducción de la presión arterial en los pacientes conducía a una reducción en las concentraciones de hs-cTnI, BNP y NT-proBNP después de medio año de tratamiento con terapias antihipertensivas. Este efecto fue más fuerte cuando se utilizó la combinación de un bloqueador del receptor de la angiotensina con un bloqueador de los canales del calcio en comparación con un bloqueador del receptor de la angiotensina y un diurético. El estudio fue publicado en la edición de diciembre de 2017 de la revista Clinical Chemistry.

Fuente: LBM