TAT International Congress 2018
La llegada de la medicina de precisión cambia el rumbo de los ensayos fase I

(Madrid).- “Luchando contra el cáncer, tanto como sea posible”, es una de las principales razones por las que muchos pacientes participan en los ensayos clínicos en fases tempranas. Esta es la conclusión principal de un estudio que se ha presentado en el TAT International Congress 2018, que tuvo lugar la semana pasada en París. Una reunión, organizada por ESMO, que trata de arrojar luz sobre los avances en estos ensayos clínicos en fases iniciales.

Hasta hace unos años, un paciente accedía a un ensayo clínico en fase I porque era su “última opción de tratamiento”, sin embargo, esto ha cambiado y mucho tiene que ver la llegada de la medicina de precisión.

Rodrigo Dienstmann, MD Oncology Data Science (ODysSey) Group, del Instituo de Oncología del Hospital Vall d’Hebron, explica a GM, cómo ha cambiado la percepción de pacientes y profesionales con respecto a la participación en los ensayos fase I. Con las quimioterapias, los tratamientos se hacían sin selección molecular, es decir, incluyendo a todos los pacientes independientemente de su tipo de tumor, y se iba, en cierto modo a ciegas, apunta.

En la actualidad, las terapias dirigidas e inmunoterapias utilizan los biomarcadores moleculares que ayudan a identificar a las poblaciones que tienen un mayor beneficio. “El paciente lo sabe y decide participar”, añade Dienstmann.

Las motivaciones de los pacientes, tal y como refuta este trabajo, han cambiado, y ya no es “la última opción” que tienen para acceder a un tratamiento. Ahora “van a los fase I porque quieren la mayor posibilidad de beneficio con un tratamiento”. Además, hay que recordar que antes solo se estudiaban las alteraciones moleculares en pacientes refractarios a las quimioterapias, ahora se empieza a estudiar el tumor tras el diagnóstico. Los ensayos clínicos en fase I aumenta la posibilidad de beneficio clínico, consiguiendo respuestas de alrededor del 20 por ciento, con otras alternativas a la quimioterapia.

A esto hay que añadir que los ensayos en etapa temprana incluyen más pacientes que antes, por lo que existe la posibilidad de que un mayor número de pacientes se beneficie.

En la investigación presentada en el encuentro, solo uno de cada seis pacientes dijo que la participación en ensayos clínicos era su única opción. Más de dos tercios, que su razón para participar era tener acceso al mejor tratamiento contra el cáncer. Unos hallazgos que sugieren que la opinión pública sobre los ensayos clínicos ha cambiado, aumentando las derivaciones de los pacientes.

Otra de las autoras del estudio es la española Lucía Ceniceros de la Clínica Universidad de Navarra, que centra su análisis en la selección de pacientes. Un aspecto crucial para reducir la toxicidad y mejorar la supervivencia.

Los autores coinciden en la necesidad de más marcadores predictivos. La selección adecuada de pacientes es crucial para una la evaluación correcta de una molécula en la fase 1, ya que la evaluación de la tolerancia y la eficacia para la mayoría de los pacientes se analiza en una etapa posterior.

Además, en el estudio los oncólogos destacan la aparición de nuevas herramientas para facilitar la comprensión y participación del paciente en los ensayos, a través del consentimiento informado, de manera que se va estrechando el cerco, a su vez, ampliando el conocimiento del paciente.

Fuente: Gaceta Médica