Cientos de investigaciones y nuevos resultados mantienen las esperanzas de ganarle la batalla al cáncer
La mirada de la oncología está en la inmunoterapia

(Quito).- En 2014, la ingeniera estadounidense Judy Perkins tenía 49 años y sufría un tumor de mama con metástasis en el hígado y otros órganos. Los médicos le daban dos meses de vida. Casi cuatro años después está viva y lleva dos años y medio sin rastro de cáncer gracias a un autotrasplante de sus propios linfocitos.

Su caso se ha convertido en una esperanza para desarrollar una nueva inmunoterapia contra los tipos de cáncer más letales, de acuerdo con un artículo publicado en el diario El País de España, el 15 de junio.

Esta técnica es experimental y “aún está en pañales”, asegura su creador Steven Rosenberg, cirujano del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. Consultada sobre este estudio, la oncóloga clínica Tannia Soria manifestó que esta es una de las cientos de investigaciones que se efectúan en el mundo y que “la oncología está revolucionando el medio. Cada vez hay más esperanza y vamos teniendo mejores tasas de respuesta”.

La experta adujo que nos dirigimos hacia una medicina de precisión y “la inmunoterapia es el camino”. Así se demostró en el Congreso Americano de Oncológica (ASCO por sus siglas en inglés), que a principios de junio acogió, en Washington, a alrededor de 40 mil médicos oncólogos y donde el 60% de los temas tratados fueron en torno a este tipo de tratamiento.

Con esto se habla de estimular-despertar al sistema inmune para que el propio organismo combata las células tumorales, aclaró la experta.

En el cáncer, una de las características de las células tumorales es que evaden las defensas, haciendo uso de mecanismos para presentarse de manera diferente ante el sistema inmune. Entonces, este no reacciona de manera adecuada y permite que las células malignas proliferen.

Pero con la “nueva terapia actual” se busca aumentar la vigilancia inmunológica y potenciar la función de los linfocitos T, señaló Soria. Estos –dijo– se forman a partir de células madre en la médula ósea y ayudan a proteger el cuerpo de las infecciones. Hay varios tipos de inmunoterapia, agregó, pero al referirse al estudio del estadounidense Steven Rosenberg, afirmó que es una esperanza para conseguir respuestas que se verán a corto o mediano tiempo.

En Ecuador ya existen tratamientos de inmunoterapia y “lo que se viene a continuación son las combinaciones con quimioterapia o con alguna terapia dirigida. Y esto a la larga va a permitir que el control de tumor de una manera rápida y sostenida. Vamos a tratar de controlar la enfermedad por más tiempo, logrando unas buenas tasas de respuesta”, anotó.

Sus resultados

Soria informó que los resultados obtenidos en Ecuador con la inmunoterapia han sido buenos. Se ha visto que antes los pacientes se morían entre los seis y nueve meses y hoy, con estos métodos, sobreviven entre tres y cuatro años, con una calidad de vida bastante buena, si es que ha respondido adecuadamente. Pero aclaró que no todos pueden acceder a estas técnicas. “Es un tratamiento que debe ser focalizado a personas que tengan ciertas características para que pueda dar su mejor respuesta”.

Además, por los costos elevados de los medicamentos, los mismos que tampoco se encuentran dentro del cuadro nacional de medicamentos, hace que no todos puedan acceder a ellos, apuntó la especialista.

Ella espera que conforme salgan más estudios y demuestren las respuestas de una mayor sobrevida, sea posible llegar a acuerdos con el Gobierno y el Ministerio de Salud para beneficiar a más gente.
La inmunoterapia, debido a que actúa sobre el sistema inmune, puede generar efectos secundarios, diferentes a los que se experimentan con la quimioterapia, y ocasionar dermatitis, hipofisitis, neumonitis y “todo lo que termine en itis”. Estos deben ser detectados a tiempo para manejarlos y controlarlos adecuadamente, concluyó Soria. (CM)

Cuándo aplicar

La oncóloga clínica Tannia Soria manifiesta que normalmente la inmunoterapia se usa en estados avanzados metastácicos. Sin embargo, hay algunos estudios que se han hecho en cuadros tempranos de ciertos tumores como melanomas o cáncer de pulmón, luego de un manejo quirúrgico.

Fuente: redacción Médica