Aumento de casos en mujeres
El infradiagnóstico en EPOC aumenta hasta el 80% y su prevalencia, al 11%

(Madrid).- .- Los datos provisionales del estudio ‘EpiScan II’ de prevalencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en España revelan que la prevalencia ha aumentado un punto porcentual en los últimos diez años.

La proporción de personas de entre 40 y 80 años con la patología ha pasado del 10,2 por ciento en 2007 (cuando se realizó el primer ‘EpiScan’) a algo más del 11 por ciento en 2017, ha explicado Julio Ancochea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital de La Princesa.

Más alarmante es que el infradiagnóstico de la enfermedad ha aumentado en estos diez años, del 73 por ciento a cerca del 80, ha comentado el neumólogo durante la presentación de la octava edición de NeumoChiesi, evento organizado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) con el patrocinio de Chiesi, sobre los avances en la especialidad.

Más EPOC en mujer

Sobre la prevalencia, Ancochea explica que el mayor aumento se da en las mujeres, que pasan del 5,7 por ciento al 9. “La EPOC del futuro tendrá nombre de mujer”, ha afirmado con contundencia.

Esto tiene más implicaciones de lo que parece, ya que la mujer “tiene una mayor susceptibilidad” a desarrollar esta patología con el tabaquismo (el principal factor de la EPOC), y sus comorbilidades son distintas: si en hombres es la enfermedad cardiovascular, en mujeres predomina la osteoporosis.

En cuanto al coste de la enfermedad, se calcula en unos 3.000 millones de euros al año, el 2 por ciento de la sanidad pública española. La mayoría se debe a costes directos, por hospitalización generalmente. El impacto en la calidad de vida es mayor, señala Ancochea.

Asma: infradiagnóstico y sobrediagnóstico

La otra gran protagonista de la octava reunión NeumoChiesi es el asma, una enfermedad “más agradecida que la EPOC”, en palabras de Luis Pérez de Llano, jefe de Neumología del Hospital Universitario Lucus Augusti (Lugo). Hoy por hoy “es raro tener pacientes asmáticos ingresados”. Sin embargo, el problema de la enfermedad es que tiene un perfil más joven que el de la EPOC y “muchas personas no pueden hacer una vida normal”.

El manejo del asma tiene una dificultad añadida: hay mucho infradiagnóstico, pero también hay mucho sobrediagnóstico, “mucho paciente erróneamente diagnosticado de asma”. Por ejemplo, muchas crisis de ansiedad se confunden con la patología.

El propio Pérez de Llano reconoce que a su consulta llega un 20 por ciento de pacientes que no es asmático. “Para diagnosticar el asma se necesita una prueba objetiva, a veces es difícil hasta para los propios especialistas hacerlo”.

Adherencia y Atención Primaria, trabajo pendiente

EPOC y asma tienen otras dificultades comunes: la falta de adherencia y la mejorable coordinación con Atención Primaria. En palabras de Ancochea: “Tenemos el mejor programa de trasplante pulmonar del mundo pero en casi ninguna autonomía se hacen espirometrías de calidad en la Primaria”.

La formación del personal, la mejora de la comunicación (“la historia clínica única ha supuesto una revolución en Galicia”, señala Pérez de Llano) y garantizar la continuidad asistencial son temas pendientes para garantizar la mejor atención en estas enfermedades de gran prevalencia.

Fuente: Redacción Médica