SARS-CoV-2
Vitamina D: ¿un fruto al alcance de todos en la COVID-19?

(madrid). Los medios de comunicación se inundaron esta semana con informes que especulan sobre qué papel, si es que tiene alguno, puede desempeñar la vitamina D en la reducción de la gravedad de la infección por SARS-CoV-2.

Los datos observacionales que comparan los resultados de varios países sugieren vínculos inversos entre los niveles de vitamina D y la gravedad de las respuestas de la COVID-19, así como la mortalidad, con la sugerencia adicional de un efecto de la vitamina D en la respuesta inmune a la infección.

Pero otros estudios cuestionan ese vínculo, incluida cualquier asociación entre la concentración de vitamina D y las diferencias en la gravedad de la COVID-19 por grupo étnico.

Y aunque algunos investigadores y clínicos creen que las personas deben hacerse la prueba para ver si tienen niveles adecuados de vitamina D durante esta pandemia, en particular el personal de salud de primera línea, la mayoría de los médicos sugieren que la mejor manera de garantizar que las personas tengan niveles adecuados de vitamina D durante la pandemia de la COVID-19 es simplemente tomar suplementos a los niveles recomendados actualmente.

 Esto es especialmente importante dado el hecho de que, durante los escenarios de confinamiento (cuarentena), muchas personas pasan más tiempo de lo habitual en interiores.

El Dr. Clifford Rosen, científico principal del Maine Medical Center Research Institute en Scarborough, ha estado investigando la vitamina D durante 25 años. No hay un ensayo controlado aleatorio seguro y ese es el estándar de oro, dijo  y agregó los datos observacionales tienen muchas variables confusoras, que es difícil saberlo.

Ya sea por la dieta o la suplementación, tener niveles adecuados de vitamina D es importante, especialmente para aquellos con mayor riesgo de la COVID-19, dijo. Aún así, actualmente se carece de datos sólidos que respalden el papel de la vitamina D en la prevención de la COVID-19, o como cualquier tipo de "terapia" para la infección.

La Dra. Rose Anne Kenny, profesora de geriatría en el Trinity College Dublin en Dublín, Irlanda, recientemente fue coautora de un artículo que detalla una asociación inversa entre los niveles de vitamina D y la mortalidad por la COVID-19 en todos los países de Europa. En ningún momento ninguno de nosotros dice que esto es un hecho, pero existe la probabilidad de que [la vitamina D], un fruto al alcance de todos, sea un factor contribuyente y que podamos hacer algo al respecto ahora, dijo a Medscape Noticias Médicas.

La Dra. Kenny está pidiendo al gobierno irlandés que cambie formalmente sus recomendaciones. Hacemos un llamado al gobierno irlandés para actualizar las guías con carácter de urgencia y alentar a todos los adultos a tomar suplementos [de vitamina D] durante la crisis de la COVID-19. Irlanda del Norte, parte del Reino Unido, aún no ha hecho esta recomendación, dijo.

Fuente: Medscape