Investigación
Un fragmento de la toxina tetánica podría tratar la depresión, el párkinson y la ELA


(Madrid).- La depresión ha sido tratada clásicamente con inhibidores de la captación de serotonina en el sistema nervioso central. Estos fármacos presentan algunos problemas, como la falta de acción terapéutica inmediata, la necesidad de administración diaria o la capacidad para generar adicción en algunos fármacos, entre otros. Por ello, se sigue trabajando en el desarrollo de nuevas terapias para tratarla.

En 2019, un grupo internacional de investigadores, coliderado por el Dr. Yousef Tizabi, de la Howard University College of Medicine (Washington, DC, USA) y el profesor José Aguilera, del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular y del Institut de Neurociències de la UAB, observó que un derivado no tóxico de la neurotoxina tetánica (la que genera la enfermedad del tétanus) mejoraba los síntomas de la depresión en un modelo animal de rata. Una dosis intramuscular de Hc-TeTx hacía desaparecer los síntomas de la depresión en menos de 24 horas, y su efecto permanecía durante dos semanas explica Aguilera. A partir de aquí, empezaron a trabajar para describir el mecanismo por el que esta sustancia producía estos efectos.

En un estudio reciente, coordinado por el profesor Aguilera y hecho en colaboración con el grupo del Dr. Thomas Scior, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP, México), los investigadores han demostrado que Hc-TeTx es capaz de inhibir el transporte de serotonina en el sistema nervioso central, uniéndose a los receptores de las neurotrofinas, unas proteínas que favorecen la supervivencia de las neuronas. Estos resultados, publicados en la revista Molecules, sugieren que el fármaco serviría no solo para el tratamiento de la depresión, sino también de enfermedades neurodegenerativas, como el parkinson o la esclerosis lateral amiotrófica.

Para los investigadores, las ventajas de la introducción de Hc-TeTx como nuevo fármaco son evidentes. Su dosificación quincenal o mensual, permitiría que fuera controlada por profesionales de la sanidad. Al ser un producto recombinante, no representaría ningún problema de seguridad, producción y coste económico. Y, además, en los procesos neurodegenerativos, Hc-TeTx frenaría el desarrollo de la patología a la vez que eliminaría la depresión asociada a ellos.

Los investigadores, que ya han patentado el uso terapéutico de Hc-TeTx para el tratamiento de la depresión, el parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica, buscan ahora inversores para desarrollar estudios en humanos. Se trata de un avance de gran importancia, y más ahora en que, a la alta incidencia de depresión y alteraciones en el comportamiento, se han sumado a aquellas alteraciones mentales derivadas de la COVID-19 o del entorno negativo de estrés, confinamiento y miedo, concluye Aguilera.

Fuente: DICYT 

statistical tracker