Pandemia
Los casos de depresión y ansiedad en el mundo aumentaron en un 25%


(Madrid).- Los casos de depresión y de ansiedad aumentaron en un 25% en todo el mundo en 2020 a causa de la pandemia Covid-19, según un informe que se publica en «The Lancet» y que suponen las primeras estimaciones del impacto de la pandemia sobre la salud mental de la población mundial. Según este estudio, en el mundo se produjeron 53 millones de casos de depresión adicionales debido a la pandemia, y 76 millones de ansiedad.

El documento, coordinado por investigadores de Centro de Salud Mental Queensland de la Universidad de Queensland (Australia), muestra que mujeres y los jóvenes fueron las personas más afectadas por la depresión mayor, la más grave, y el trastorno de ansiedad. Los resultados indican que aquellos países que más han sufrido los efectos de la pandemia de Covid-19 son los que han experimentado los mayores incrementos en los casos depresión y ansiedad.

Hasta ahora, ningún estudio había analizado el impacto global de la pandemia Covid-19 en la prevalencia de depresión y de trastorno de ansiedad durante 2020. El nuevo estudio es el primero en evaluar los impactos globales de la pandemia en salud mental, cuantificando la prevalencia y la carga de las patologías por edad, sexo y ubicación en 204 países y territorios en 2020.

En 2020, según esté análisis, los casos de trastorno depresivo mayor y trastornos de ansiedad aumentaron en un 28% y un 26%, respectivamente. En España los casos de depresión pasaron de un 29,2 a un 35% y los de ansiedad pasaron de un 25, 1% a un 32, 3%. Por ello, los autores reclaman una acción urgente por parte de los gobiernos para fortalecer los sistemas de salud mental a nivel mundial y satisfacer la creciente demanda.

Además, denuncian que ya incluso antes de la pandemia, los sistemas de atención de la salud mental carecían de recursos y estaban desorganizados en cuanto a la prestación de sus servicios. Satisfacer la demanda adicional de servicios de salud mental debido a Covid-19 será un desafío, pero no tomar ninguna medida no debería ser una opción, dice el investigador Damian Santomauro.

Según la coautora del trabajo Alize Ferrari, la pandemia 19 ha exacerbado muchas desigualdades existentes y determinantes sociales de la salud mental. Lamentablemente, por numerosas razones, las mujeres siempre tenían más probabilidades de verse más afectadas por las consecuencias sociales y económicas de la pandemia.

Añade que las responsabilidades domésticas tienden a recaer en las mujeres y que, por otro lado las mujeres tienen más probabilidades de ser víctimas de violencia doméstica. En cuanto a los jóvenes, el informe constata que tanto el cierre de los colegios y las restricciones que limitaron su capacidad para aprender e interactuar con sus compañeros, junto con el mayor riesgo de desempleo, «provocó que está población se viera más afectada por el trastorno depresivo y los de ansiedad durante la pandemia».

Los autores reconocen que su estudio se vio limitado por la falta de datos de alta calidad sobre los efectos de la pandemia de Covid-19 en la salud mental en muchas partes del mundo, particularmente en países de ingresos bajos y medianos. Como resultado, dicen que las estimaciones extrapoladas generadas para países donde faltan datos deben interpretarse con cautela y exigen una mejor cobertura y calidad de los datos a nivel mundial.

Por último, señalan que otros trastornos mentales, como los alimentarios, también podrían haberse visto afectada por la pandemia de Covid-19, y solicitan que deben evaluarse a medida que se realicen nuevas encuestas de salud mental.

Fuente: Redacción Médica 

statistical tracker