(Madrid).- El Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), coordinado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), ha organizado un año más la jornada por el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos. El objetivo de esta jornada es concienciar sobre la amenaza que la resistencia a los antibióticos supone para la salud pública y fomentar el uso prudente de los mismos.

Para ello, el evento de este año ha acogido dos mesas redondas que han reunido a distintos expertos en formación y divulgación científica. El objetivo ha sido, por una parte, dar a conocer el trato que se le está dando a la resistencia antimicrobiana a nivel académico y las herramientas más apropiadas para formar a las nuevas generaciones. Por otro lado, se ha realizado un repaso de las diferentes estrategias que ponen en marcha los divulgadores científicos para favorecer el cambio de comportamiento en la sociedad en materias de salud. De este modo, esta jornada ha servido para acercar a los profesionales algunas herramientas básicas de comunicación que pueden utilizar en su día a día.

Comunicación y formación: claves frente a la resistencia

La jornada PRAN ha vuelto a estar amenizada por la doctora en Farmacia y divulgadora Marián García y ha contado con la participación del Ministerio de Sanidad que, como de costumbre, ha mostrado su firme apoyo al PRAN. El ministro de Sanidad, José Miñones, abrió el evento poniendo de manifiesto que "desde que el PRAN comenzase, nos hemos situado como el primer país con mayor reducción de consumo de antibióticos veterinarios y el tercero en salud humana a nivel europeo. España registra hoy una disminución del consumo de antibióticos del 17 por ciento en salud humana y del 69,5 por ciento en sanidad animal".

A continuación, la directora de la Aemps, María Jesús Lamas, realizó una presentación de las actividades y logros del PRAN de este año. Durante su intervención resaltó las Normas de Certificación para equipos PROA comunitarios y hospitalarios, que "han situado a España a la vanguardia europea". En sanidad animal destacó la actualización del sistema de vigilancia de ventas de antimicrobianos para el cumplimento del nuevo reglamento europeo de medicamentos veterinarios, además de la creación de un grupo de trabajo transfronterizo entre España, Portugal, Francia e Irlanda para la mejora de la disponibilidad de antimicrobianos y alternativas en el sector veterinario.

Bajo el título "La importancia de la formación frente a la resistencia antimicrobiana" y moderada por la pediatra y escritora Lucía Galán, la primera mesa redonda se centró en conocer, de la mano de expertos, la importancia de abordar temas tan complejos como la resistencia a los antibióticos a nivel educativo, desde edades tempranas hasta la universidad, y las mejores estrategias para llevarlo a cabo.

En este sentido, la fundadora de Big Van Ciencia, Helena González, explicó cómo captar la atención de niños y adolescentes sobre este problema de salud global, y la manera más efectiva de explicárselo en esas edades. Por su parte, Ignacio López-Goñi, catedrático de la Universidad de Navarra, hizo su aportación en relación a la etapa universitaria y a la implementación de la estrategia One Health a nivel académico. La mesa también contó con la participación de la profesora de la Unidad de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid, Jéssica Gil, quien centró su intervención en el Proyecto MicroMundo como un proyecto en el que estudiantes universitarios se convierten en investigadores en busca de nuevos antibióticos. Por último, el estudiante de Farmacia y Gestión de Pymes de la Universidad de Salamanca, Jaime Suárez, aportó su experiencia como organizador de iniciativas como la carrera PRAN "¡Corre sin resistencias!".

Cambios para mejorar el uso de antibióticos

La segunda mesa, titulada "Claves de la comunicación y el cambio de comportamiento en el ámbito de la salud", estuvo moderada por el divulgador científico Luis Quevedo y puso su foco en dar visibilidad a la importancia de la divulgación científica y de la comunicación para el cambio de comportamiento en la lucha frente a la resistencia antimicrobiana. Esta mesa sirvió para abrir un diálogo entre los divulgadores Esther Gómez, Guillermo Martín y Víctor Algra en torno a las herramientas que utilizan en su día a día para concienciar sobre temas tan complejos como la resistencia a los antibióticos y, de este modo, lograr un cambio de comportamiento que promueva las buenas prácticas y el uso apropiado de estos medicamentos.

Antes de finalizar, María Santacreu, representando a la Unidad de Coordinación del PRAN, presentó la nueva campaña de este año para concienciar sobre el uso prudente de los antibióticos, que se está difundiendo durante este mes de noviembre en medios digitales.

Para clausurar el evento, la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, dedicó unas palabras destacando los puntos clave del evento, resaltando la importancia de la comunicación a la hora de formar y de concienciar sobre temas de salud, además de agradecer la importante labor que lleva a cabo el PRAN.

El Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos

El Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos es una iniciativa europea de salud pública anual que se celebra cada 18 de noviembre. Su objetivo es sensibilizar sobre la amenaza que la resistencia a los antibióticos supone para la salud pública y fomentar el uso prudente de los mismos.

Con motivo de este día, el PRAN desarrolla diferentes iniciativas como la III edición de "¡Corre sin resistencias!", la carrera que este año ha superado por el momento los 2000 participantes en diferentes ciudades españolas y que concluirá el día 19 de noviembre en Córdoba. El PRAN también se ha asociado a otros eventos deportivos como la carrera Antena Solidaria en Barcelona.

Por otra parte, durante este periodo se está difundiendo en medios digitales la nueva campaña "Antibióticos, protegernos es su trabajo. El tuyo, usarlos bien", cuyo objetivo es explicar que los antibióticos no sirven para todo y que no funcionan contra la gripe, el dolor de cabeza o el catarro. Además, utilizarlos frente a los virus hace que dejen de funcionar cuando realmente los necesitamos: contra las bacterias.

Fuente: Redacción Médica