Medicina
El diagnóstico genético preimplantacional triplica la tasa de embarazo en mayores de 40 años

(Madrid).- El diagnóstico genético preimplantacional (DGP) triplica la tasa de embarazo en mujeres de 40 años, según datos del Centro Internacional de Fertilidad ProcreaTec. Esta técnica de reproducción asistida consiste en realizar una biopsia a los embriones para conocer su genética antes de la transferencia al útero materno.

El diagnóstico genético preimplantacional permite aumentar las tasas de éxito porque solo transferimos los embriones viables. Supone una reducción del tiempo para lograr el embarazo para nuestras pacientes a quienes evitamos pasar de forma innecesaria por varios ciclos negativos, explica la doctora Alexandra Izquierdo, directora médico de ProcreaTec. De hecho, el 40% de las mujeres entre 40 y 43 años que se someten a una fecundación in vitro con DGP con óvulos propios consiguen una gestación, frente al 11.1% de las pacientes de esa franja de edad que lo logran sin este análisis genético.La maternidad se retrasa en España cada año.

Así, las españolas tienen el primer hijo con 32,5 años, según las últimas estadísticas del INE. Además, España fue en 2015 el segundo país de la Unión Europea con más madres primerizas que dieron a luz a partir de los 40 años, sólo por detrás de Italia, indica la Oficina Europea de Estadística, Eurostat. Ese año nacieron en España 15.808 niños de madres de 40 años o más, lo que supone un 7,4% de los nacimientos totales. De hecho, ya son más las mujeres que dan a luz a los 40 que las que lo hacen a los 25, puesto que se ha invertido la tendencia. “En nuestros diez años de experiencia, hemos visto cómo las mujeres españolas posponen los tratamientos de reproducción asistida hasta los 40 años”, comenta la doctora Izquierdo.

El DGP también eleva las opciones de embarazo en mujeres más jóvenes. Así, la tasa de gestación en FIV con DGP en féminas de 35 a 39 años es del 66,7% frente al 47,2% de las que obtienen el positivo en una fecundación in vitro estándar. La biopsia embrionaria se empezó a realizar en día 3 de desarrollo embrionario, pero hoy en día el desarrollo de las técnicas permite realizar esta biopsia en día 5 de desarrollo (estadío de blastocisto) “En ProcreaTec hacemos el DGP en estadío de blastocisto, lo que implica dos ventajas: por un lado obtener mayor cantidad de material para el estudio y, por otro, biopsiar sólo aquellos embriones que son realmente viables”, precisa la doctora Izquierdo.

Una vez se obtiene el material embrionario, se realiza el análisis genético mediante técnicas muy específicas, como el NGS (next generation sequencing), que nos ofrecen un diagnóstico completo y altamente fiable, añade la doctora Izquierdo, que recuerda que la clínica madrileña realizó el primer DGP en septiembre de 2009, que significó el nacimiento de una niña el 11 de junio del año siguiente.

Indicaciones del diagnóstico genético preimplantacional

El diagnóstico genético preimplantacional está indicado en los siguientes casos, algunos de los cuales requieren una aprobación previa por la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida (CNRHA):

Enfermedades hereditarias graves, de aparición precoz y sin tratamiento curativo postnatal. Es el caso de parejas en las que ambos miembros son portadores de una misma mutación para una enfermedad rara, como es el caso de la fibrosis quística,. O cuando alguno de los progenitores está afecto de alguna enfermedad monogénica y podamos evitar su transmisión a la descendencia, como es el caso de la neurofibromatosis.

Determinación de antígenos de histocompatibilidad (HLA) de los preembriones con finalidad terapéutica para terceros. Cuando una pareja tiene un hijo con una enfermedad que requiera la realización de una transfusión de sangre de cordón umbilical o bien un trasplante de médula ósea. En este tratamiento se busca encontrar embriones sanos y además compatibles genéticamente con su hermano para poder ser donantes en un futuro.
Alteraciones que pueden comprometer la viabilidad del preembrión.

Son los casos correspondientes a los abortos de repetición, los fallos de implantación y edad materna avanzada en los que se buscan alteraciones numéricas o estructurales de los cromosomas del embrión (PGS: screening genético preimplantacional).

Fuente: Medicina 21