Sociedad Europea de Oncología Médica
ESMO 2019 ratifica la necesidad de implantar los análisis genómicos en el tratamiento del cáncer

(Barcelona).- El congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica, ESMO, acaba de cerrar sus puertas en Barcelona. Cinco días en los que ha podido charlar y debatir largo y tendido sobre las últimas novedades que se están fraguando en el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Y en los que la medicina personalizada ha estado muy presente.

Una de las compañías que la ha puesto sobre la palestra en estas jornadas ha sido OncoDNA, especializada en oncología de precisión para el tratamiento del cáncer. Ha sido la encargada de celebrar el debate La medicina de precisión en oncología en Europa: ¿sueño o realidad?, que ha girado en torno al uso de las plataformas de secuenciación de última generación (NGS), las biopsias líquidas, la financiación de los perfiles moleculares por los diferentes sistemas nacionales de salud europeos y la eficacia de la oncología de precisión frente al limitado acceso a fármacos y a sistemas de diagnóstico.

Entre las conclusiones que surgieron de esta charla entre especialistas se habló del impacto positivo que tiene emplear herramientas que arrojen una mayor información del tumor de un paciente utilizando la menor cantidad de muestra (tejido o sangre) posible. “Ahora mismo la mayoría de los oncólogos tienen que limitar sus pruebas por la poca disponibilidad de tejido tumoral que tienen de cada paciente. En vez de hacer los test de forma individual, hay que ofrecer fórmulas que permitan multiplexar o analizar el mayor número de marcadores en un único análisis”, asegura el Dr. Jean-François Laes, director científico y de operaciones de OncoDNA, además de participante en el debate.

Desde el punto de vista de los ponentes, la llegada de la biopsia líquida -un campo en el que OncoDNA ha sido pionera- ha sido de vital importancia en la oncología de precisión, aunque sigue estando por detrás de la biopsia de tejidos en cuanto a su uso en la práctica clínica.

Apoyo a la financiación

Junto al Dr. Laes, fueron ponentes en la mesa: el Dr. Philip Beer, especialista en oncología de precisión en diversos centros públicos y privados del Reino Unido; la profesora Özlem Er, jefa del Departamento de Oncología Médica en el Hospital Universitario de Maslak-Acibadem de Estambul (Turquía); el profesor Jesús García-Foncillas, director del Instituto Oncológico OncoHealth (España); el profesor Marc Peeters, jefe del departamento de oncología del Hospital Universitario de Amberes (Bélgica); y el profesor Pascal Pujol, presidente de la Sociedad Francesa de Medicina Personalizada y jefe de servicio en el Hospital Universitario de Montpellier.

Todos ellos estuvieron de acuerdo en afirmar que es preciso fomentar de alguna manera el uso de test genómicos y biopsias líquidas con rangos de análisis cada vez más amplios en la práctica clínica diaria. Principalmente para conocer el perfil molecular completo de cada tumor, y poder así darle al paciente desde el inicio de su enfermedad un tratamiento personalizado, con mayor probabilidad de éxito.

Algunos de los presentes aseguraron que hay una solicitud urgente por parte de la comunidad médica de que aparezcan iniciativas de apoyo financiero a pruebas de este tipo. De hecho, se pusieron sobre la mesa varios ejemplos exitosos como el de la Belgian Liberal Mutuality, el proyecto MDLUX de Luxemburgo y el de las aseguradoras del Reino Unido. “Son esenciales para universalizar el acceso y conseguir que la medicina personalizada en oncología no sea un lujo, sino una realidad para todos”, considera el Dr. Laes.

Novedades cáncer de ovario

A lo largo de ESMO se han presentado diversos estudios e informes en los que se ha corroborado la utilidad de los perfiles moleculares en el diagnóstico y tratamiento oncológico desde fases tempranas. Un ejemplo es el de tres ensayos clínicos aleatorios de fase III cuyos resultados han establecido el beneficio de los inhibidores de PARP como terapia inicial en casos de cáncer de ovario. “En los tres ensayos mejoró la supervivencia libre de progresión, que fue mayor para los pacientes con mutaciones en los genes BRCA1 / 2”, indica la directora general de OncoDNA para España y Portugal, Adriana Terrádez.

En el primero, el mantenimiento con niraparib mejoró la Supervivencia Libre de Progresión (SLP) para pacientes con enfermedad sensible a platinos. En el segundo, fue el mantenimiento con olaparib combinado con bevacizumab el que hizo mejorar la SLP. Y en el tercero esta mejora se consiguió agregando un tratamiento basado en veliparib a la quimioterapia inicial. “A través de la nueva versión del perfil OncoSTRAT&GO de OncoDNA, que combina el estudio en tejido tumoral (panel de 313 genes) con el de sangre (análisis de alteraciones en la línea germinal), podemos detectar con mayor precisión las mutaciones en BRCA1 / 2 (así como en ATM, MSH2, RAD50, etc.). Una información muy valiosa para que el paciente pueda beneficiarse de tratamientos como los comentados”, explica Terrádez.

Se han dado informes similares en cáncer de próstata, como el estudio fase III PROfound en el que los pacientes recibieron el inhibidor de PARP Lynparza. En ellos también se han detectado estas mutaciones en BRCA 1 y 2, y también en el gen ATM, y gracias a este tratamiento han podido duplicar la SLP. “Esto demuestra que, de nuevo, OncoDNA vuelve a estar a la vanguardia, presentando novedades que se trasladan rápidamente a la práctica clínica con evidencias de utilidad demostradas”, asegura la portavoz de la compañía en España y Portugal.

Fuente: Alive Comunicación