ESMO 2019
La terapia dirigida retrasa la progresión del cáncer de próstata avanzado (2)

(baRCELONA).- Las terapias dirigidas están abriendo todo un escenario nuevo en oncología. En concreto, los inhibidores de PARP. Los datos del ensayo PROfound, presentado en el Congreso ESMO 2019, dan un paso más en el abordaje del cáncer de próstata avanzado resistente a la castración (CPRCm).

La conclusión es que olaparib (comercializado por Astrazeneca y MSD como Lynparza) retrasó la progresión del cáncer aproximadamente cuatro meses en comparación con los agentes hormonales (enzalutamida o acetato de abiraterona) en pacientes con cáncer de próstata metastásico y pretratados, cuyas células cancerosas tenían genes defectuosos de reparación del ADN. Los datos mostraron que el tratamiento también prolongó la doble supervivencia durante tres meses. “Ver un efecto tan significativo en la progresión de la enfermedad y otros efectos clínicamente relevantes como la progresión del dolor y la tasa de respuesta objetiva es un logro notable en pacientes con cáncer de próstata con un tratamiento tan intenso.. El cáncer de próstata se ha quedado atrás de todos los demás tumores sólidos comunes en el uso del tratamiento dirigido molecularmente, por lo que es muy emocionante que ahora podamos personalizar el tratamiento de un individuo basado en alteraciones genómicas específicas en sus células cancerosas “, destacó en rueda de prensa la autora del estudio Maha Hussain, Robert H. Lurie Comprehensive Cancer Center, Northwestern University de Chicago.

Cada año, el cáncer de próstata se diagnostica en más de 1.2 millones de hombres en todo el mundo y mata a más de 350,000. El tratamiento inicial puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia o tratamiento hormonal. Sin embargo, las opciones de tratamiento son limitadas si el cáncer se propaga a otras partes del cuerpo y se vuelve resistente al tratamiento hormonal. En el ensayo PROfound, los investigadores compararon el inhibidor de la poli-ADP ribosa polimerasa (PARP), olaparib, con las últimas formas de tratamiento hormonal en pacientes con CPRCm. “Vimos los beneficios de olaparib en todos los subgrupos de pacientes, independientemente del país, la edad, la terapia previa y la gravedad de la enfermedad, incluso en aquellos con peor pronóstico, cuya enfermedad se había extendido a su hígado o pulmones”, señaló Hussain. Dirigirse a las vías de reparación del ADN en las células cancerosas ya se usa para tratar el cáncer de mama y de ovario en pacientes con alteraciones en dos tipos de genes de reparación del ADN, BRCA1 y BRCA2. Los cambios en otros genes que participan en la reparación del ADN, como ATM, también pueden hacer que las células cancerosas sean más susceptibles a los inhibidores de PARP.

En concreto, en el ensayo PROfound, olaparib se comparó con nuevos agentes hormonales en dos grupos: un grupo de hombres con mutaciones BRCA1, BRCA2 y ATM y en un segundo grupo con una gama más amplia de genes de reparación de ADN defectuosos menos estudiados.

Al comentar los datos PROpound, Eleni Efstathiou, MD Anderson Cancer Center, Houston, destacó que este es un “ensayo histórico”, ya que es el primer ensayo de fase III que analiza específicamente los tumores que albergan una alteración molecular direccionable. En pacientes con tales tumores, el tratamiento con olaparib resultó en un 66 por ciento más de retraso en la progresión que los nuevos agentes hormonales que se usaron en PROfound. “Hay una tendencia hacia una mejor supervivencia, pero debemos esperar el análisis final”, apuntó. En cuanto a los efectos secundarios con estos fármacos, la experta incidió en la importancia de la monitorización y seguimiento de estos pacientes. “En general, estos datos muestran que, como los cánceres de mama y pulmón, el cáncer de próstata no es una sino muchas enfermedades diferentes y debemos comenzar a identificar diferentes grupos de pacientes y tratarlos con terapia “, concluyó Efstathiou.

Resultados del estudio

El ensayo comparó la eficacia del inhibidor de PARP con agentes hormonales en dos grupos de hombres con CPRCm. En la Cohorte A se incluyeron pacientes con alteraciones en BRCA1, BRCA2 o ATMgenes, mientras en la Cohorte B pacientes con alteraciones en cualquiera de los otros 12 genes conocidos por estar involucrados en la reparación del ADN. En la cohorte A, la mediana de SLP fue de 7,39 meses con olaparib en comparación con 3,55 meses con tratamiento hormonal. En ambos grupos, la mediana de SLP fue de 5,82 vs 3,52 meses respectivamente.

Aunque el número de muertes fue insuficiente para un resultado concluyente, el análisis de supervivencia general provisional en la Cohorte A mostró que la supervivencia general fue de 18,5 meses con olaparib en comparación con 15,11 con tratamiento hormonal. La mediana de supervivencia global en la población general (Cohorte A + B) fue de 17,51 vs 14,26 meses con olaparib versus tratamiento hormonal respectivamente.

Fuente: Gaceta Médica