(Buenos Aires).- En el Boletín Epidemiológico, la cartera sanitaria habló de tendencias ascendentes en los registros de influenza y virus sincicial respiratorio (VSR).

Consultada sobre la situación en Provincia de Buenos Aires, la doctora Silvia González Ayala, presidenta de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica y titular de la cátedra de Infectología en Facultad Ciencias Médicas de Universidad Nacional La Plata (UNLP) dijo: El aumento de las infecciones respiratorias se está dando en todos los lugares. Esta suba se observa en diversos puntos del país donde se registra circulación de los virus que impulsan las consultas “como el virus sincicial respiratorio (VSR), la influenza y el rinovirus, agregó Ayala.

La especialista apuntó: Aunque las cifras disponibles en el último Boletín Epidemiológico Nacional muestran los datos que corresponden a mediados de mayo, ya se refleja esta tendencia de una suba de la propagación de patógenos respiratorios en diversas regiones.

A su turno, el doctor Pablo Comignani, jefe de Emergencias del Hospital Británico, precisó que con el comienzo de esta fase estacional, que corresponde a los finales del otoño y principios del invierno, han aumentado significativamente los casos tanto en la población pediátrica como en adultos de influenza, sobre todo de influenza A.

Según Comignani, en general, se trata de casos respiratorios mayoritariamente leves, pero que en la población de riesgo -personas más ancianas o en aquellas con comorbilidades respiratorias y en niños pequeños- estos cuadros producen síntomas graves e incluso necesidad de internación no solo en salas comunes, sino también en áreas de cuidados críticos.

Los síntomas

Hay diversos virus que pueden provocar resfriados. Los primeros síntomas pueden incluir picazón en la garganta, nariz congestionada o que gotea, estornudos, tos, dolor de cabeza, fiebre moderada, fatiga o dolores musculares. Los síntomas del resfriado suelen manifestarse entre dos y tres días después de haber estado en contacto con una fuente de infección. Generalmente, desaparecen en el transcurso de una semana.

Por otro lado, la gripe es causada por el virus de la influenza estacional. Sus síntomas incluyen fiebre alta (38º o más), dolor de cabeza, decaimiento, tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolores musculares y malestar generalizado, entre otros.

La gripe también puede provocar síntomas digestivos como náuseas, vómitos y diarrea, aunque estos son más frecuentes en niños que en adultos. La enfermedad tiene un período de incubación corto (de 2 a 5 días) y es altamente contagiosa desde un día antes de la aparición de los síntomas hasta siete días después.

Los niños y niñas pueden ser afectados por el virus sincicial respiratorio, que provoca bronquiolitis. Es necesario acudir a una consulta médica si presentan uno o más de estos signos:

  • Respiración muy rápida.
  • Aleteo nasal.
  • Hundimiento del pecho o las costillas al respirar.
  • Quejidos al respirar.
  • Dificultad para alimentarse o para prenderse al pecho.
  • Irritabilidad o problemas para dormir.
  • Color azulado en la piel, uñas o labios debido a la falta de oxígeno (cianosis), lo cual requiere tratamiento urgente.

Fuente: INfobae