COVID-19
La FDA autoriza pruebas rápidas y económicas para el hogar


(Atlanta).- Los detalles sobre las pruebas de COVID-19 en el hogar están cambiando y de una manera que podría tener un gran impacto en nuestra capacidad para enfrentar la pandemia. La FDA ahora ha autorizado múltiples pruebas rápidas para uso de venta libre (es decir, sin receta médica o aprobación previa del médico) para detectar a personas que no tienen síntomas de la enfermedad.

Según la FDA, la adición de las pruebas OTC y POC para la detección le dará a las escuelas, lugares de trabajo, comunidades y otros varias opciones para las pruebas de detección seriadas que son precisas y confiables.

Las primeras pruebas aprobadas para la detección en el hogar son Quidel QuickVue y Abbott BinaxNOW COVID-19 Antigen Self Test. Ya habían recibido autorización para realizar pruebas a personas que ya muestran síntomas, pero ahora están aprobadas para realizar pruebas de detección de rutina de forma regular en personas que no muestran ningún síntoma. También se pueden utilizar para obtener resultados negativos antes de que las personas regresen a la escuela o al trabajo y estén cerca de otras personas.

La idea es que al permitir pruebas rápidas a una escala masiva que incluya a personas que no muestran síntomas de infección, podemos detectar los casos de COVID-19 antes y ralentizar su propagación. Todo lo que las personas necesitan para realizar la prueba viene en la caja y se pueden usar en niños de hasta dos años. Abbott dice que su prueba BinaxNOW puede devolver resultados en 15 minutos y estará disponible en línea o en los estantes de los principales minoristas en las próximas semanas.

Otras pruebas que obtienen la aprobación incluyen la prueba Abbott BinaxNOW COVID-19 Ag Card 2 que está disponible para su uso en el hogar con la ayuda de un supervisor de telesalud o en un punto de atención, pero que ahora no requiere una receta de un médico para su administración. El sistema BD Veritor para la detección rápida de SARS-CoV-2 también está aprobado para su uso en puntos de atención.

Por separado, los CDC y el Instituto Nacional de Salud están probando una iniciativa de prueba rápida en el hogar en dos comunidades donde miles de residentes recibirán kits que pueden usar en ellos mismos tres veces a la semana durante un mes. Están tratando de averiguar si las autopruebas frecuentes pueden ayudar a reducir la propagación del COVID-19 y ven esto como una forma de recopilar datos importantes en Carolina del Norte y Tennessee. El director de los NIH, Francis S. Collins, dijo en un comunicado que esta iniciativa de pruebas es la primera de esta escala en intentar hacer que las pruebas autoadministradas, rápidas y gratuitas estén disponibles en toda la comunidad para determinar su eficacia en la respuesta integral de nuestra nación a la Pandemia de COVID-19.

Fuente: Entrepreneur