Vacunas COVID-19
Así trabajan las farmacéuticas para lograr la inmunización global


(Madrid).- Apenas 14 meses después de que se declarara de manera oficial como pandemia a la enfermedad causada por el coronavirus, ya existen cuatro vacunas contra el Covid-19 aprobadas por la agencias estadounidense (FDA) y europea (EMA), en breve llegarán dos más y más de una veintena está en la última etapa de investigación.

¿Cómo se ha conseguido esta hazaña sin precedentes?

Desde el inicio de la pandemia, la industria farmacéutica se comprometió con la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el doble objetivo de colaborar y compartir conocimiento para ganar tiempo en el desarrollo de terapias y ofrecer las vacunas a precio asequible y cooperar para un acceso equitativo.

Así, como si de una carrera se tratara, las farmacéuticas se han volcado, en colaboración con gobiernos y comunidad científica, para conseguir tratamientos en el menor tiempo posible y, de esta manera, las primeras vacunas fueron aprobadas en menos de un año, cuando este proceso suele llevar una media de diez años.

Pero la investigación no se ha centrado solo en las vacunas. Aunque el desarrollo está resultando más lento, en la actualidad hay 326 medicamentos en investigación, y varios de ellos están mostrando en ensayos efectividad frente al virus.

En la actualidad hay 326 medicamentos en investigación, y varios de ellos están mostrando en ensayos efectividad frente al virus. En todas estas investigaciones, España está teniendo protagonismo, al ser el primer país de Europa y el cuarto del mundo en número de ensayos clínicos contra la Covid-19, con 165 ensayos puestos en marcha en nuestros hospitales.

En paralelo a la investigación de las vacunas, la industria farmacéutica comenzó a trabajar para producir miles de millones de dosis en el menor tiempo posible. Así, las compañías desarrolladoras ampliaron sus propias plantas de producción para aumentar la capacidad y muchas de ellas comenzaron a producir vacunas a riesgo, antes de que éstas estuvieran aprobadas por las agencias reguladoras.

Además, con el objetivo de movilizar toda la capacidad productora posible, compañías desarrolladoras y empresas capaces de participar en la producción de vacunas han sellado hasta abril 272 acuerdos de licencia, que en su mayoría implican transferencia de tecnología.

El siguiente desafío, por tanto, se centra en la distribución de estas vacunas. Para ello, la industria farmacéutica colabora, dentro de la Alianza Mundial de la OMS, con la Iniciativa Covax, que está respaldada por gobiernos y otras grandes organizaciones sociales y que busca asegurar una distribución equitativa de las vacunas disponibles.

Fuente: ABC Salud 

statistical tracker