Medio Ambiente
El calentamiento global abre un atajo marítimo entre Europa y Asia

(Buenos Aires).- El creciente deshielo en verano del Océano Ártico habilitará en poco tiempo y durante meses el atajo por estos mares para las rutas marítimas entre Asia y Europa.

Un grupo de investigación dirigido por el profesor Kang Shichang, del Instituto Noroeste de Ecoambiente y Recursos de la Academia de Ciencias de China, revisó los cambios en el hielo marino desde septiembre de 1988 hasta 2016 y evaluó la accesibilidad futura a lo largo del denominado Paso del Noreste (NEP, por sus siglas en inglés), la ruta que enlaza el Atlántico Norte y el Pacífico recorriendo la costa de Siberia.

Según los investigadores, en las últimas décadas (1988-2016) se presentó un calentamiento significativo en la capa profunda de los mares árticos a lo largo de la NEP. La anomalía positiva de la temperatura del agua de mar se desplazó hacia el oeste y aumentó notablemente en las zonas costeras.

Se proyecta que el NEP sea navegable para barcos de aguas abiertas de septiembre de 2021 a 2025, y, luego, de agosto a octubre entre 2026 y 2050.

Los barcos de clase polar, por su parte, serían capaces de cruzar el NEP de agosto a diciembre de 2021 a 2025 y entre julio y diciembre desde 2026 hasta 2050, indica un comunicado de la Academia de Ciencia de China.

Además, el estrecho de Vilkitsky y el estrecho de Dmitrii Laptev tienen una mayor accesibilidad que el estrecho de Shokalskiy y el estrecho de Sannikov, especialmente en los próximos cinco años.

Los hallazgos, publicados en Global and Planetary Change, proporcionan referencias importantes para la planificación de rutas y la navegación de barcos con diferentes capacidades para romper el hielo en el futuro.

Una ruta un tercio más corta
Desde la década de 1970, es probable que la temperatura del aire de la superficie del Ártico haya aumentado en más del doble del promedio mundial, y el hielo marino del Ártico ha sufrido una enorme pérdida de masa. La disminución sostenida del hielo marino facilita la accesibilidad a los pasajes marítimos del Ártico.

En comparación con la ruta habitual a través del Estrecho de Malaca y el Canal de Suez, el Paso del Noreste (NEP) puede acortar la distancia de Europa al noreste de Asia en aproximadamente un tercio, lo que ayudaría a reducir los gastos de transporte y la contaminación ambiental.

Fuente: Clarín