Marieta Jiménez, presidenta y directora general de Merck en España
Mi prioridad es situar a España como un jugador principal en investigación

(Madrid).- Marieta Jiménez, la nueva presidenta y directora general de Merck en España analiza el presente y el futuro de su compañía.

Con varios lanzamientos en el horizonte, Marieta Jiménez se muestra optimista en cuanto a los próximos años de la filial española de la compañía alemana. Acceso, innovación y atraer todavía más inversión son, hoy por hoy, sus prioridades.

En clave Política, los primeros 100 días se suele hacer una valoración temprana de la gestión de un gobernante. A punto de alcanzar esa cifra como máxima responsable de Merck en España, ¿cuál es su valoración?
Hay dos cosas muy positivas con las que me he encontrado al llegar a España. Una ha sido el equipo de personas, un equipo muy motivado y experto en el negocio con un performance buenísimo. Eso te da tranquilidad cuando aterrizas a mitad de año y no coges el ejercicio completo. La otra parte positiva es que también llego en un momento donde el mercado farmacéutico empieza a recuperarse, que también te da un respiro. Además, llego en un momento muy bonito para Merck globalmente. Nuestros últimos dos años han sido años de mucha inversión en investigación y desarrollo, de acelerar todo lo que es el proceso de pipeline. Ahora nos va a tocar lanzar nuevos productos al mercado, con lo cual también es un punto muy positivo.

Con esos lanzamientos en el horizonte, ¿cómo se plantea el reto del acceso?
Cuando traes innovación y cuando realmente tu pipeline ha funcionado y las terapias que pensamos incorporar pueden ayudar a los pacientes, al final confiamos en que ese diálogo con las autoridades sanitarias sea un diálogo fluido. En ambas partes hay un punto común que es el paciente. Todos queremos que al final éste tenga acceso a los mejores medicamentos. Quiero ser positiva siendo muy consciente de la situación actual que tenemos en el país., Pero cuando traes innovación que desde el punto de vista económico también puede ayudar a mejorar aspectos más relacionados con otros costes que no son solamente directos del fármaco, hay que ser positivos.

En la estrategia del grupo se ha establecido como hito el lanzamiento de un nuevo producto o indicación cada año de aquí a cinco años ¿va a incorporar España todas esas novedades?
Por supuesto. Sin ninguna duda. Hace unas semanas el CHMP dio su opinión positiva sobre una nueva terapia que tenemos en inmunología para esclerosis múltiple, cladribina, de la que esperamos que la EMA de su aprobación a finales del verano y aquí la podamos tener el año que viene. En el área de inmuno oncología tenemos avelumab, sobre el que la FDA ha dado la aprobación ya este año para dos indicaciones, células de merkel y cáncer uroterial. Esperamos que la EMA dé la aprobación para merkel también a finales del verano. Es decir, a partir del año que viene empezaremos a tener uno o dos lanzamientos en algunos casos. Además, contamos con infinidad de indicaciones para avelumab. El programa de desarrollo que tenemos junto con Pfizer es tremendo, pero luego también nuestro pipeline en oncología es muy grande, es un área crítica para nosotros. En Merck invertimos entre inmunología y oncología el 75% de la I+D.

Y España, ¿qué lugar ocupa dentro de esa inversión?
Mi principal prioridad para este año sería poner a España en la agenda global, que realmente sea un jugador principal de cara a atraer inversiones no solamente en las fábricas, como ha sido hasta ahora, sino también en investigación y desarrollo, en acuerdos de colaboración con universidades, con centros de investigación. España tiene una calidad científica y de investigación lo suficientemente importante como para que empecemos a creer. El momento en el que vive Merck a nivel global, que es un momento muy bonito de inversión, a mí sí que me gustaría que España estuviera como uno de esos países prioritarios a la hora de traer toda esa innovación e investigación aquí.

Esta abierta esa parte de investigación a proyectos de colaboración en abierto?
Tenemos que ser cada vez más flexibles y más creativos en las maneras en las que intentamos colaborar. Creo que el Big Data es un claro ejemplo de cómo al final la industria que tiene acceso a la tecnología y la innovación puede colaborar con la administración para conseguir soluciones y propuestas incluso de eficiencias razonables para el futuro. El proyecto piloto que hemos puesto en marcha con Palantir consiste en el desarrollo de una herramienta superpotente con la que vamos a poder manejar los datos de una manera útil. Es un proyecto interno que nos va a dar una opción interesante de qué tipo de alternativas podemos plantearnos a la hora de sentarnos con la administración, con la universidad o con cualquier entidad con los datos como protagonistas. Hay un mundo fuera que puede ser muy útil si se utiliza de manera adecuada. En eso Merck, al ser una compañía diversificada, muestra una mentalidad bastante más abierta para buscar oportunidades en otras áreas que no sean ‘farma’.

El esfuerzo inversor de Merck en España en Producción y Fabricación es evidente ¿cuáles son los planes de futuro?
Hemos invertido mucho en los últimos tres años y nuestra intención es seguir haciéndolo. Al respecto de los terrenos que hemos adquirido en Tres Cantos, tenemos un nuevo director de planta que se incorporó recientemente que está trabajando en el modelo de negocio. Ya lo he visto con él y estamos pendientes de que nos lo aprueben. En cualquier caso, la intención es que Tres Cantos siga siendo una parte crítica a nivel mundial.

Ahora que se habla tanto de la posibilidad de que la EMA llegue a Barcelona, ¿cree que puede ser un impulso también para esa estrategia de situar a la filial española como una de las más punteras?
Ojalá, ¿dónde hay que firmar? Es buenísimo para España por supuesto y para nosotros también. Barcelona es muy importante para Merck ya que allí tenemos dos fábricas y parte de nuestras oficinas. Además está el tema del prestigio, puesto que incrementa el nivel científico que tienes como país. Sería una pieza interesante a la hora de conseguir más inversión o atraer más ensayos clínicos. Tiene un efecto muy positivo.

Fuente: El Global