Entrevista a Esteban Plata, presidente de Abbvie para Europa Occidental y Canadá
El debate sobre el precio de los oncológicos se ha polarizado demasiado (3)

(Madrid).- Con 26 años de trayectoria profesional a sus espaldas, Esteban Plata, presidente de la biofarmacéutica Abbvie para Europa Occidental y Canadá establece los principales retos a los que se enfrenta un sector con importantes innovaciones en desarrollo.

Acaba de recibir el Premio Fundamed & Wecare-u a la Trayectoria Profesional, ¿qué significa este reconocimiento?
Estoy sorprendido y agradecido. Nunca te imaginas que te van a dar un reconocimiento a tu recorrido profesional. De todos estos años me quedo, sobre todo, con todos los profesionales que he conocido; lo más importante es el factor humano.

Actualmente ocupa el cargo de presidente de Abbvie para Europa Occidental y Canadá, ¿Qué le aporta esta posición?
Esta parte del mundo se caracteriza por tener sistemas de salud con servicios públicos, y esto hace que haya un denominador común en la forma de operar de los agentes sanitarios. Casi toda la región está bajo la regulación de la EMA y eso hace más uniforme la manera en la que podemos desarrollar nuevos fármacos. Los sistemas nacionales de salud del entorno europeo están lejos de tener situaciones de crisis, ni siquiera con el Brexit porque la salida no desestabilizará el sistema sanitario británico. El único país que preocupa en cuanto a estabilidad de su sistema es Grecia, pero se debe a la inestabilidad del país.

2016 ha sido un buen año en términos económicos para Abbvie. A punto de cerrar el primer semestre de 2017, ¿Cómo valora la evolución?
Estamos alcanzando los objetivos previstos de lo que llamamos la fase de consolidación, tras la separación de Abbott. Los primeros cuatro años se basaron en establecer las áreas terapéuticas y ahora estamos en fase de consolidación, donde buscamos acelerar el desarrollo del pipeline. Los primeros cuatro años no podían haber sido mejores, hemos podido realizar la transición y pasar a establecer desarrollos nunca vistos en la industria.

Uno de los principales retos es a la pérdida de patente de Humira, ¿Cómo afronta la compañía este escenario?
Es una etapa lógica y sana, porque establece nuevas necesidades de competencia que te obligan también a hacer un esfuerzo adicional para mejorar los estándares de salud. Hasta ahora hemos sido líderes mundiales en inmunología y seguiremos siéndolo en los próximos 15 años. Esta etapa estimula la investigación.

El área de Hepatitis C se erige como uno de los pilares fundamentales. El lanzamiento de Viekirax/Exviera ha sido uno de los grandes avances en esta área, ¿En qué punto se encuentra?
Los informes de coste efectividad de esta combinación son los más positivos jamás desarrollados, porque se comparaban con un tratamiento parcialmente efectivo y con dificultades de tolerancia. Los nuevos fármacos contra la hepatitis C suponen uno de los mayores avances que se han establecido conjuntamente para erradicar una de las infecciones crónicas más complejas.

Cree que el Plan Nacional de Hepatitis C es un ejemplo?
España ha sido uno de los primeros países europeos en establecer un plan nacional y es el que más pacientes ha tratado, cerca de 80.000. La semana pasada se aprobó la ampliación del plan, cubriendo cualquier estadio de fibrosis, lo que supone un avance extraordinario. Todos los modelos fármaco económicos demuestran que es coste efectivo erradicar cuanto antes la infección.

Qué avances prepara en este área?
Nuestros investigadores han sido capaces de desarrollar glecaprevir/pibrentasvir, una nueva generación que es pangenotípica, cubre los 6 principales genotipos, con tasas de erradicación de la infección por encima del 97 por ciento y con un perfil de seguridad tipo placebo. Lo aprobó la CHMP hace unas semanas y estamos esperando la decisión de la Comisión Europea.

Otra de las grandes áreas es oncología, ¿Qué avances está realizando la compañía?
AbbVie ha sido la compañía que más ha invertido para desarrollar el área de oncología; aproximadamente 57.000 millones de dólares para construir un pipeline de productos a través del desarrollo interno o de alianzas con otras compañías. Por eso esperamos poder ser una de las cinco principales compañías a nivel global en este área en los próximos 10 años. Nuestra principal aportación es Venclexta, que está indicado para leucemia linfocítica crónica, pero esperamos que ofrezca respuesta a cualquier malignidad hematológica. Esta considerado el antitumoral selectivo más potente que se haya visto nunca en dosis tolerables.

El mercado farmacéutico afronta unos años de numerosos lanzamientos innovadores en este área, ¿Qué modelos deberían implantarse para asegurar el acceso?
El debate sobre el precio de los oncológicos se ha polarizado demasiado. Los sistemas sanitarios están adquiriendo estas innovaciones sin tener fracturas económicas o desajustes económicos. La contribución que ha tenido la oncología al desarrollo de los presupuestos farmacéuticos en los últimos cinco años es del 30 por ciento, lo que supone un incremento del 6 por ciento anual. El llamamiento a la responsabilidad de todos los agentes sanitarios es fundamental para despolarizarlo y considerar el valor que aportan a los pacientes.

Diferentes agentes apuntan también a la barrera que suponen las constantes evaluaciones de fármacos, ¿Cómo lo valora?
Veo este problema con preocupación porque en cáncer el tiempo es vida. En algunas áreas tumorales la supervivencia es de cuatro meses y hay nuevos fármacos que permiten extender esta vida pero si se retrasan los procesos administrativos hay personas que no se beneficiarán de esos avances.

La industria publica por segundo año consecutivo sus transferencias de valor, ¿Cómo valora esta iniciativa?
Ha sido muy positivo porque hemos aprendido el valor de tratar transparentemente las colaboraciones y las relaciones que tenemos.

Fuente: El Global