Verano y COVID-19
¿Cómo prevenir lesiones por incidentes frecuentes?


(Buenos Aires).- En época estival y durante las vacaciones ocurren diferentes incidentes que pueden poner en riesgo la salud de grandes y chicos, y que en muchos casos son completamente prevenibles.

Este año se deben redoblar los esfuerzos no solo para evitarlos, sino también para reducir el contagio del COVID-19 y cualquier situación que nos exponga al virus. Lesionarnos es una de ellas, asistir a una persona lesionada también ¿qué hacer y cómo manejarnos en caso de lesiones por incidentes en tiempos de COVID?

Como primera medida es importante conocer los daños y las lesiones que se pueden dar durante el verano a fin de prevenirlos y comprender que, en muchos casos, su atención durante la pandemia será diferente. Es decir, la asistencia de las personas que sufran algún tipo de lesión deberá ser realizada con determinados protocolos con el objetivo de protegernos y proteger a los demás.

Por ejemplo, tanto a nivel personal como en áreas vacacionales -complejos, hoteles y sitios de actividad recreativa- se deberá contar con kits o equipos de protección para brindar asistencia hasta que llegue el sistema de emergencias -al que se debe alertar en forma inmediata una vez ocurrido el incidente-. Este kit deberá incluir: barbijos (N95 o quirúrgicos o FPP2), máscara protectora o antiparras, guantes, camisolín, y desinfectante con al menos 70 % de alcohol.

CUÁLES SON LOS PRINCIPALES ACCIDENTES DE VERANO Y CÓMO PODEMOS PREVENIRLOS?

  1. Lesiones por incidentes de tránsito: Son de los que más aumentan, siendo que las rutas se cargan aproximadamente un 30% más que en otra época del año.
    Recomendaciones para prevenirlos:
    • Correcto mantenimiento del vehículo, respetando las habilitaciones y verificaciones técnicas.
    • Contar con elementos de seguridad obligatorios para los ocupantes de acuerdo con la edad y al vehículo (cinturones, sillas), y elementos como balizas, matafuegos y chalecos reflectantes.
    • No consumir bebidas alcohólicas.
    • Respetar normas de tránsito y límites de velocidad.
    • Evitar manejar por la noche o con sueño y en horarios de mucho calor.
    • Evitar distracciones
    • No llevar objetos sueltos dentro del vehículo.
  2. Lesiones por incidentes con cuatriciclos y 4x4: Otros de los accidentes que aumentan considerablemente en las vacaciones, fundamentalmente por su uso en playas o zonas no permitidas y por irresponsabilidades en su conducción. Estas lesiones generalmente son por politraumatismos y de extrema gravedad.
    Recomendaciones para prevenirlos:
    • Utilizar corredores seguros cerrados.
    • Realizar un control exhaustivo de las medidas de protección y seguridad, así como de habilitación para la conducción (edad, patente, licencia específica, etc.).
  3. Lesiones por caídas: Aumentan las prácticas deportivas al aire libre, lo que aumenta la incidencia de lesiones por caídas. Las más frecuentes son trauma en miembros y en columna vertebral o politraumatismos que, en algunos casos, son de suma gravedad.
    Recomendaciones para prevenirlos:
    • Realizar la actividad física, acorde al nivel y capacidad de cada persona, con moderación.
    • Utilizar el equipamiento de protección y la técnica adecuada para cada deporte.
    • Realizar ejercicios de calentamiento previo a la actividad deportivaEvitar saltos en ríos, natatorios o playas si no se conoce el lugar y si no se está entrenado.
    • Seguir a los guías o expertos, manejarse con precaución y no salir de los senderos marcados.
  4. Lesiones por exposición al sol: Son de las más frecuentes y se producen por una exposición incorrecta al sol. En general son leves y se caracterizan por el enrojecimiento de la piel y dolor.
    Recomendaciones para prevenirlas:
    • Evitar exposición al sol entre las 11.00 y las 16.00 horas.
    • Utilizar ropa clara y liviana, sombrero y lentes con filtro para rayos UV.
    • Utilizar sombrillas, fundamentalmente en horas de mayor radiación solar.
    • Utilizar protectores solares con no menos de FPS 30, cada 2horas y luego de la inmersión.
  5. Lesiones por ahogamiento: Según la OMS, los ahogamientos son la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional en el mundo y suponen un 7% de todas las muertes relacionadas con traumatismos. El riesgo es mayor en niños y varones.
    Recomendaciones para prevenirlas:
    • Colocar vallados para controlar el acceso a masas de agua que supongan un peligro.
    • Instaurar sistemas de supervisión permanente, reglamentos y mecanismos de seguridad durante las actividades acuáticas.
    • Evitar conductas de riesgo alrededor de espacios con masas de agua (saltos, clavados, etc.).
  6. Lesiones por caída de rayos: Es uno de los peligros mas graves de una tormenta. A nivel mundial, en verano, ocurren cerca de 3 millones de descargas eléctricas. Si bien la probabilidad de ser alcanzado por un rayo es muy baja, esta aumenta en espacios abiertos. El 10% de los individuos alcanzados por un rayo fallecen por paro cardíaco, y cerca del 75% desarrollan discapacidades en forma permanente y otras lesiones.
    Recomendaciones para prevenirlos:
    • Equipar con dispositivos de protección todo tipo de áreas (ej: pararayos)
    • Tener en cuenta los partes meteorológicos si se van a realizar actividades al aire libre
    • Adoptar la posición de seguridad recomendada que es “de cuclillas”, con las rodillas y pies juntos, tocando el suelo sólo con el calzado y las manos sobre las orejas.
    • Mantener una separación de 3 metros entre personas.
    • Si se aproxima una tormenta, alejarse de todo lugar alto (cumbres, cimas) y refugiarse en zonas bajas.
    • No refugiarse debajo de árboles o edificios pequeños y aislados, ni en estructuras abiertas como carpas o miradores.
    • No reanudar actividades al aire libre antes de 30 minutos luego de haber oído el último trueno o visto el último relámpago.
    • Aislarse del suelo o zonas con agua o mojadas y retirar las ropas húmedas.
    • El mejor sitio para refugiarse a la intemperie durante una tormenta es un vehículo cerrado (con motor apagado, radio desconectada y ventanillas cerradas); evitando contacto con las partes metálicas.

CÓMO ACTUAR CUANDO SUCEDEN?

Cómo se expresó anteriormente y teniendo en cuenta el contexto de Pandemia que por primera vez atravesamos en verano, la Asociación Argentina de Cirugía recomienda tener de antemano y utilizar el kit de emergencia que contempla el material para Covid-19. Inmediatamente, comunicarse con el sistema de emergencias local para informar lo sucedido: describir el lugar exacto y un breve estado de las víctimas. Es importante evaluar la seguridad del lugar donde se encuentra la persona herida, ya que podría ser un sitio no seguro para quien vaya a socorrerla.

En caso de saber asistir a la víctima antes de que llegue la emergencia médica hay que colocarse el EPP (Equipo de Protección Individual) y comprobar los signos vitales (pulso carotídeo y movimientos respiratorios), fundamentalmente si está inconsciente; y en caso de ausencia de los mismos, comenzar con maniobras de RCP inmediatamente (sólo compresiones). No acercar el rostro al paciente ya que las secreciones respiratorias pueden contagiar COVID-19.

Una vez que llegó el personal médico al lugar, retirar el EPP siguiendo las guías recomendadas para evitar posibles contaminaciones y realizar un adecuado lavado y desinfección de manos. Según la situación que sea, ponerse en contacto con las autoridades sanitarias para adquirir información sobre la vigilancia luego de haber estado en contacto con una persona que pueda ser COVID-19 positivo.

En conclusión, estas vacaciones la clave estará en los cuidados individuales y grupales en cada actividad que se realice para tratar de evitar todo tipo de incidentes. Además de concientizar a la población sobre la importancia de cómo protegernos y cómo actuar correctamente en caso de estar frente a una víctima en el marco de la pandemia por COVID-19.

ASESORARON: Dr. Rubén Algieri. Médico Cirujano (MAAC)- (MN 77857). Coordinador de la Comisión de Trauma, Urgencias y Cuidados Críticos de la Asociación Argentina de Cirugía. Dra. María Soledad Ferrante. Médica Cirujana (MAAC)- (MN 105427). Miembro de la Comisión de Trauma, Urgencias y Cuidados Críticos de la Asociación Argentina de Cirugía.

Fuente: Verbum Public Relaions