Ingeniería Hospitalaria
La ingeniería es un pilar fundamental de la excelencia sanitaria

(Madrid).- El papel de la ingeniería en la implementación y aplicación de las últimas tecnologías en los sistemas sanitarios es fundamental. Ellos son los encargados, no sólo del mantenimiento y del buen uso de los recursos más vanguardistas, sino también de desempeñar un rol primordial en el desarrollo de la maquinaria que hace posible que los hospitales y los centros de salud puedan ofrecer nuevos tratamientos con menor impacto económico y más beneficiosos para los pacientes.

Redacción Médica, (España)  analiza con Carlos Jiménez, presidente de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM) y Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid (AIIM); Carmen Vázquez, directora de Comunicación del COIIM y secretaria técnica de dicha comisión; Joan Barrubés, socio director de Antares Consulting; e Ignacio Narváez, director de Ingeniería del Grupo Vithas y vocal de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria del COIIM y AIIM; las aportaciones de la Ingeniería al servicio de la sanidad, al concepto del hospital de futuro y a la gestión de los centros sanitarios.

Qué visión se tiene sobre el papel de la ingeniería industrial en la sanidad de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria del COIIM y AIIM?
Carlos Jiménez
, presidente de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria del COIIM y AIIM: La visión que tenemos sobre la ingeniería industrial en sanidad es que ésta debería abarcar tanto los ámbitos de responsabilidad que históricamente se le han asignado (mantenimiento de instalaciones electromecánicas y equipamiento, las obras y el soporte a inversiones) y sumarle el apoyo a la optimización de los procesos asistenciales, por ejemplo, a través de metodologías como Lean. Todo ello enfocado a alcanzar los más altos niveles de excelencia en resultados en salud, experiencia de pacientes, familiares y profesionales, y en eficiencia operativa, entendida esta en clave de sostenibilidad.

Carmen Vázquez, directora de Comunicación del COIIM y secretaria técnica de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria del COIIM y AIIM: En esta línea se viene trabajando desde la constitución de la Comisión en 2012, año desde el cual hemos visto cómo el cuadro de vocales ha ido creciendo de forma sostenida (de hecho, desde nuestra constitución nadie se ha dado de baja). Además hemos crecido con diversidad, un tercio de los vocales son ingenieras y contamos con representación de la sanidad pública y de la privada, de industria, de empresas de servicios, de mantenimiento, de la universidad y del campo de la investigación. Estamos todos y todas, y lo hacemos trabajando en la creación y divulgación de conocimiento, promocionando la ingeniería industrial al servicio de la Sanidad.

Así mismo, al equipo de vocales recientemente se ha incorporado el exgerente del Servicio Riojano de Salud (Seris) y coordinador del Área Quirúrgica del Hospital San Pedro de Logroño, Jesús Álvarez. Así, agregamos a nuestras iniciativas una visión asistencial. También contamos entre los vocales con Ignacio Narváez, el director de Ingeniería de Vithas.

Qué misión y visión tiene su dirección en Ingeniería en Vithas?
Ignacio Narváez, director de Ingeniería del Grupo Vithas y vocal de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria del COIIM y AIIM: La Dirección de Ingeniería de Vithas se engloba dentro de la Dirección de Operaciones Corporativas de la compañía. Nuestro objetivo es desarrollar la misión y los valores de la empresa. La ingeniería, como abarca muchos campos, se constituye como un elemento multidisciplinar cuyo objetivo es perseguir que todo funcione con la máxima eficiencia posible y enfocándonos en el paciente y su entorno familiar, empleando para ello la última tecnología disponible.

Qué aprendizajes compartiría de la formulación e implementación de la estructura de su dirección?
Ignacio Narváez
: Vithas es una compañía relativamente joven, de siete años de vida, y en la que se ha desarrollado todo el proceso: su creación, crecimiento y operabilidad, que ha sido excepcional. Todo el equipo somos muy afortunados de haberlo experimentado y disfrutado. De hecho, destacaría que uno de los aspectos claves de Vithas, como grupo sanitario, es que dispone de un área de Ingeniería, cuando al principio se hablaba de mantenimiento. Es más, mi primer cargo se denominaba jefe de Inversiones en Infraestructura. No me encontraba especialmente cómodo con esta denominación. Hacíamos mantenimiento, pero también más actividades. Es la parte de ingeniería la que de alguna manera representa mejor el trabajo que desarrollamos.

Por otro lado, destacar que no sólo los médicos y personal de enfermería –los denominados batas blancas - trabajan 24 horas los 7 días de la semana. Lo hacemos todos los que trabajamos dentro del sector sanitario. El grado de intensidad es elevado y, en el caso de los ingenieros, nos ubicamos en centros muy dispersos geográficamente. Por eso, la gestión de los centros desde un aspecto corporativo requiere efectuar lazos de unidad, formación de equipos, resaltando la importancia de establecer una serie de valores que tengamos todos interiorizados para crear unión.

Hay experiencias que son significativas, como la inclusión de un lema. Recuerdo mi experiencia en América Latina, donde es habitual que todo tenga uno. De hecho, en nuestros comités de ingeniería y mantenimiento que realizamos con carácter trimestral con el resto de compañeros asumimos un lema que era "pulgada a pulgada". A fin de cuentas, es un legado que va a perdurar.

Son dos aspectos básicos, pero representan muy bien los aspectos que hemos ido desarrollando: contar con el área de Ingeniería y tener un lema para unificar, generar equipo y mantener aspectos en común.

Cuál es la aportación de la ingeniería a los hospitales de Vithas?
Ignacio Narváez
: Desde la ingeniería hemos logrado ganarnos la confianza de la dirección de operaciones, de la dirección general y de los accionistas para tener un peso relevante en la compañía y dentro del sector. Me baso otra vez en el lema, en ir poco a poco, pulgada a pulgada y ganando un peso específico más importante. De hecho, si ves la evolución, ya no somos los de mantenimiento, somos el equipo de Ingeniería.

Por eso, me produce satisfacción cuando algún hospital solicita un ingeniero para gestionar, porque la responsabilidad de la ingeniería dentro de los centros debe ser la de un gestor. Debemos abandonar la idea de que el ingeniero es la persona que va a solucionar los problemas. No, debe gestionar y gestiona alta tecnología y también la atención al paciente. Es muy importante que todo nuestro equipo, y hablo también de aspectos técnicos, sepan lo que es la humanización, porque al final el ingeniero también tiene esa conexión.

El desarrollo de ingeniería debe entrar en todos los ámbitos de procesos. En Vithas lo que pretendemos es que la ingeniería entre en negocio. Muchas veces, se relaciona la parte de ingeniería y mantenimiento con un aspecto de gasto. Por eso, estoy intentando cambiar el enfoque para que se vea no solo como gasto, sino también como una parte de negocio. De hecho, debemos ser partícipes del negocio porque hay mucho conocimiento, aportamos una visión muy transversal de lo que es el negocio y considero que la aportación es evidente.

Se dice que hay una raza, la maorí, que está diseñada para jugar al rugby. Es una raza específica, perfectamente diseñada. El ingeniero industrial es la profesión perfecta para un hospital.

Qué elementos destacaría del concepto de excelencia sanitaria y cómo recomendaría medirlos?
Joan Barrubés, socio director de Antares Consulting: La excelencia sanitaria cuenta con tres dimensiones. La primera de ellas está relacionada con alcanzar buenos resultados en salud, es decir, curar y cuidar personas. La segunda dimensión es la satisfacción del paciente, mientras que el tercer ámbito tiene que ver con que todo lo anterior se produzca con un coste de proceso y asistencial razonable. Para lograrlos, se necesita que los actos técnicos asistenciales sean pertinentes en base a la práctica clínica y a la evidencia disponible, como también a la tecnología adecuada. Y en tercer lugar, procesos organizativos y asistenciales bien diseñados.

Si estos son los tres pilares que nos permiten alcanzar la excelencia técnica, es obvio que al menos en dos de ellos, la ingeniería tiene un peso sustancial. No en el primero, lógicamente, aunque no se puede negar que la ingeniería tiene una contribución fundamental en términos de tecnología. En este sentido, contamos con un parque tecnológico adecuado, productivo y que responde a las necesidades del proceso clínico, en donde, precisamente, la ingeniería debe contribuir a rediseñar procesos que estén bien orientados para la práctica clínica.

Cuál es papel de la ingeniería en el hospital del futuro?
Barrubés
: La ingeniería hospitalaria deberá experimentar en los próximos años algo muy similar a lo que ha pasado con el sistema sanitario público y privado en relación con la farmacia. En la última década, ésta ha pasado de ser un servicio –forzando el argumento- muy centrado en la compra y en la dispensación de medicamentos, a erigirse como un servicio mucho más estratégico en el que es muy importante el rol de la farmacia clínica mediante la adecuada prescripción del medicamento.

La ingeniería va a tener la misma evolución. De este modo, pasaremos de una ingeniería mucho más centrada tradicionalmente en un papel de gestión de obras, de tecnología, de un parque tecnológico y de su mantenimiento, a un papel mucho más estratégico. Así es como contribuye a que la infraestructura y la tecnología sanitaria tengan un impacto muy positivo en el proceso asistencial, dado que, al fin y al cabo, esta es la misión del hospital.

Fuente: Redacción Médica