Brasil
El futuro de la telemedicina en el sistema de salud


(San Pablo).- No es ninguna novedad que desde 2020 estamos viviendo un período importante para la telemedicina. Avanzamos en meses lo que habíamos intentado lograr en años. Gracias a la tecnología, no solo se han salvado más de 75.000 vidas, sino que se han evitado más de 6,5 millones de viajes innecesarios a urgencias.

Los datos provienen de una encuesta que realizamos con nuestros asociados. Y esto solo fue posible, gracias a la autorización para ejercer la telemedicina con carácter de urgencia, en 2020.

Este parece el escenario perfecto. Salvo un detalle: la Ley N ° 13.989 / 2020 solo estará vigente hasta el final de la pandemia (1) ¿Tiene esto sentido para la medicina en Brasil, especialmente considerando que las consultas médicas y la atención a través de medios digitales ha aumentado exponencialmente, asegurando y ampliando el acceso a la atención médica en todo el país?.

Primero, recordemos el slogan: «¡tienes que hacer más con menos!» cantado en todo el país, pero que, en la práctica, ya sea por la falta de recursos y/o la dificultad de acceso o por la inmensidad de Brasil, desde hace más de 30 años persiste en no materializarse.

La telesalud y la telemedicina son, sin duda, herramientas que amplían el acceso a la salud y reducen costos. Es a través de estas herramientas que se puede mejorar la experiencia del paciente y reducir los costos, ya que se abre la puerta a grandes posibilidades para poner al paciente adecuado en el lugar adecuado, en el momento adecuado, evitando retrasos en el diagnóstico y mejorando así la salud de la población.

El gran problema del financiamiento de la salud pública no es una dificultad exclusivamente brasileña, otros países han discutido exhaustivamente sobre este desafío. El sistema de salud británico, por ejemplo, siempre fuente de inspiración para nuestro Sistema Único de Salud, reconoce que la telemedicina, en su plenitud, es fundamental para la sostenibilidad del sistema de salud.

Y parece obvio. Sin embargo, aún después de tantas pruebas, datos muy positivos y más de 7,5 millones de consultas realizadas por más de 52.200 médicos vía telemedicina en Brasil, siendo el 87% de ellas «primeras citas», la prohibición de que ocurran es uno de los puntos centrales de discusión de la regulación definitiva de la telesalud en Brasil, que se encuentra en trámite en el Congreso Nacional, mientras que el Consejo Federal de Medicina (CFM) aboga por que este recurso se utilice únicamente para el seguimiento de enfermedades crónicas, retornos y no para primeras consultas.

Debates como este, llenos de obstáculos, terminan retrasando la regulación y retrasando aún más al país en relación a los avances tecnológicos en el área de salud. Además, no hay apoyo en la literatura médica para justificar esta prohibición.

Lo que hace que la medicina sea precaria no es la telemedicina. Lo que hace que el desempeño del médico sea precario no es la herramienta utilizada. Lo que hace vulnerables a los médicos es la existencia de un mercado informal, una regulación que no garantiza seguridad y dignidad en el ejercicio de la medicina. Lo que hará más precaria la actividad médica es una regulación más restrictiva, que hará inviable la práctica de tal manera que el médico tendrá que actuar de manera informal para garantizar su autonomía.

Es un hecho que Brasil necesita una regulación urgente. Necesitamos evitar que el país vuelva al nivel de 2002, fecha de la norma anterior, ya que la inseguridad jurídica trae falta de desarrollo tecnológico, capacitación de personas y estructuración de nuevos procesos y modelos de atención. Es decir, cuando todo esto pase, corremos el riesgo de frenar el avance de la salud digital de casi 20 años. ¿Es esto lo que queremos para el sistema de salud en Brasil?

 (1) Con la aprobación de la Ley N ° 13.989 / 2020, el número de consultas de telemedicina ha ido aumentando paulatinamente, asegurando y ampliando el acceso a la atención de salud en todo el país. Los datos recopilados por Saúde Digital Brasil (Asociación Brasileña de Empresas de Telemedicina y Salud Digital), que representa a los principales operadores de telemedicina en Brasil, muestran no solo el crecimiento exponencial de los pacientes atendidos a través de las tecnologías de la información y la comunicación, sino también el de vidas salvadas y de pacientes satisfechos con sus problemas resueltos.

La regulación definitiva de la telemedicina está en discusión en el Congreso, pero enfrenta la resistencia del Consejo Federal de Medicina, que defiende la liberación como un retorno, no como una primera consulta. Sin embargo, Cordioli refuerza que esta decisión debe ser tomada por el médico, por supuesto, siempre con el consentimiento del paciente.

*El Dr. Eduardo Cordioli es presidente de Saúde Digital Brasil, la Asociación Brasileña de Empresas de Telemedicina y Salud Digital, una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo ampliar el acceso de los pacientes a los médicos a través del uso de la tecnología, permitiendo no solo el acceso universal, sino también el aumento el desarrollo científico-tecnológico y la innovación en salud, incluso en el mundo pospandémico.

Fuente: eHealth Reporter

statistical tracker