Industria Farmacéutica
Novo Nordisk tiene que ser menos cauto

(Copenhagen).- La danesa Novo Nordisk intentó iniciar conversaciones con la belga Ablynx haciendo pública una propuesta de opa.

El objetivo, que produce tratamientos sanguíneos a partir de proteínas de camello, apuntó más alto. Ayer, Ablynx anunció que había aceptado una oferta mayor de la farmacéutica francesa Sanofi. Novo Nordisk, que históricamente ha crecido de forma orgánica y no mediante adquisiciones, se retiró. El coste de los fármacos para tratar enfermedades raras y peligrosas suele ser alto. También lo es el valor de las compañías que los desarrollan. Sanofi paga 45 euros por acción de Ablynx. Hace seis meses, Ablynx cotizaba a menos de 15 euros. Sanofi ofrece casi un 50% más que Novo Nordisk, que ya entregaba una prima del 44% sobre el precio sin alterar de Ablynx.

El grupo francés, que también busca crecimiento, asegura que el rendimiento del capital superará el coste de ese capital en tres años. Lo mismo dijo sobre Bioverativ, un especialista en hemofilia que acordó comprar la semana pasada. Los mercados aprecian la lógica científica y comercial de ambos acuerdos, aunque no las elevadas valoraciones. Novo Nordisk, por su parte, no necesita una operación de forma tan inmediata. Ha tenido más éxito a la hora de gestionar la presión sobre los precios con nuevos tratamientos para la diabetes.

La división biofarmacéutica, que representa un 20% de las ventas, parece enferma. Si quiere fortalecerla, tendrá que ser menos cauto que con Ablynx. El grupo tiene una caja neta de 18.900 millones de coronas danesas (2.500 millones de euros), y un valor de mercado de 14.000 millones de euros. Sus acciones poseen una valoración elevada. Puede que los sobrios escandinavos eviten las ofertas ostentosas. Pero las valoraciones no van a revertir a la media pronto y, a largo plazo, mantenerse alejado conlleva sus propios riesgos.

Fuente: Expansión