Inversión inicial de 50 millones
Grifols entra en China abriendo centros de donación de plasma

(Barceloma).- El fabricante catalán de hemoderivados Grifols anunció ayer su entrada en China, en asociación con una compañía local, para crear una red de centros de donación de plasma en los que invertirán inicialmente 50 millones de euros.

Grifols explicó que ha suscrito un “acuerdo marco de accionista” con Boya Bio-Pharmaceutical, una compañía china especializada en la producción de medicamentos plasmáticos, para construir y gestionar conjuntamente un “número significativos de centros de donación de plasma”. Grifols asumirá la mitad del capital y tendrá el 50% de los derechos políticos en la nueva empresa.

Grifols actualmente vendía en China albúmina, uno de los medicamentos derivados del plasma, pero el acuerdo le permitirá operar plenamente en el país, que gasta anualmente 3.150 millones de dólares en estos productos y donde el mercado crece a tasas anuales del 17%, por el creciente acceso a la atención sanitaria de las clases medias.

El acuerdo con Boya Bio-Pharmaceutical apunta que los centros de donación de plasma serán construidos y gestionados cumpliendo con los criterios que establecen las autoridades sanitarias de Estados Unidos (FDA), y la Agencia Europea del Medicamento además de las autoridades chinas. El acuerdo prevé también que la propia Grifols aportará sus servicios de ingeniería para diseñar los centros, aportando su experiencia y know-how para que tengan los mismos estándares de calidad que aplica en los centros que gestiona en Estados Unidos y Alemania.

La farmacéutica se consolida como el primer grupo de recogida de plasma del mundo

Incialmente, según la legislación vigente en China, todo el plasma obtenido en estos centros será suministrado a Boya Bio-Pharmaceutical y vendido en China, aunque el acuerdo prevé que Grifols tendrá el derecho a comercializar hasta el 50% del plasma obtenido cuando las leyes lo permitan.

Grifols señaló que la entrada en China, un país donde también se permite remunerar la donación de plasma, le permite reforzar a largo plazo su estrategia de garantizarse el acceso a plasma a través de la diversificación geográfica.

Grifols tiene ahora 190 centros de plasma en Estados Unidos y está en proceso de adquirir otros 35 en Alemania, de la empresa Haema, el mayor grupo privado de recogida de plasma de Europa. La compra, por 220 millones de euros , le dará acceso a recoger 800.000 litros de plasma al año procedente de un millón de donaciones remuneradas, siguiendo el modelo americano. Con estos 225 centros, Grifols se consolida como el primer grupo de recogida de plasma del mundo. Desde el 2015, el grupo ha incrementado un 50% sus centros de recogida de plasma y tiene un plan para centrar sus inversiones en la apertura de nuevos centros: la demanda de plasma crece a un ritmo del 7% anual en todo el mundo, a medida que más personas acceden a una atención sanitaria de calidad en países en desarrollo, y porque aumentan las patologías para los que están indicados.

En el año 2017, Grifols recogió más de 9 millones de litros de plasma, y comercializó sus medicamentos en más de 100 países. En Europa, la firma comercializa sus fármacos importando el plasma de Estados Unidos para fraccionarlo en su planta barcelonesa de Parets del Vallès, aunque en el futuro podría aprovisionarse del plasma alemán.

Fuente: La vanguardia