Salud
El nuevo modelo del cuidado de la salud: una mirada proactiva y preventiva


(Buenos Aires).- Desde el inicio de la medicina hasta el día de hoy, el sistema de salud se ha construido sobre un modelo reactivo que entiende a la salud como el tratamiento directo de las necesidades inmediatas de los pacientes. Su principal característica es que el ingreso al sistema se da cuando éstos manifiestan un malestar y solicitan atención médica, siendo tratados únicamente para “solucionar su problemática”.

¿Qué sucede con este enfoque? Las personas suelen acudir al control médico cuando los síntomas son graves y la patología está avanzada. El resultado: las personas llegan con menos expectativa de curación o rehabilitación, generando un incremento de costos al sistema por el mayor uso y la urgente necesidad de medicación, tratamientos y estudios complementarios.

Según el Ministerio de Salud de Argentina, cerca del 75% del costo total en salud se compone por medicamentos y afiliaciones, mientras que el 25% restante, está constituido por internaciones, dispositivos médicos y consultas. Si a esto le sumamos que las llamadas Enfermedades No Transmisibles o crónicas son responsables del 71% de las muertes al año a nivel mundial y representan el 85% del gasto en salud, la necesidad de transformar el modelo de atención se vuelve incluso más relevante.

¿Qué podemos hacer? Cambiar el modelo: pensar en un enfoque preventivo y proactivo de la salud, que permita intervenir antes del inicio de la enfermedad, con una estrategia bidireccional de seguimiento paciente-institución, no sólo generará beneficios para la gestión intrahospitalaria, sino también en los espacios extrahospitalarios, que es donde transcurre la mayor parte de la vida de las personas. Es necesario replantearnos el modelo de atención médica y repensar el cuidado de la salud como un proceso continuo que no debe limitarse a unos pocos minutos de atención de un profesional.

Las bases para poder avanzar sobre esta lógica son dos: la personalización y el análisis de datos. El primero de ellos se logra con la segmentación y targetización, para programar la estructura de información acorde a la representación de cada perfil. Es importante entender que el cuidado del paciente incluye el seguimiento de todas las personas, sin importar si están cursando o no una enfermedad.

El segundo se centra en la necesidad de contar con información y empezar a utilizar la misma a favor del paciente y el sistema. En la actualidad, más del 90% de la información recolectada no es utilizada para la toma de decisiones, prevención ni predicción, afectando tanto al paciente como al sistema.

En este sentido, el análisis de datos es clave para generar procesos más eficientes centrados en modelos de gestión por resultado, permitiendo analizar tendencias y contribuyendo a predecir posibles riesgos y enfermedades. En este aspecto, especialidades como la Ciencia de Datos cobran relevancia en la industria para crear procesos, recopilar y cruzar información, motivo por el cual cada vez son más los profesionales de la medicina que se inician en este tipo de conocimiento.

Entonces, ¿cómo seguimos? Si bien la industria comenzó un muy esperado proceso de digitalización, aún no estamos aprovechando la totalidad de su potencial. Hoy contamos con las herramientas y conocimientos necesarios, pero aún quedan por derribar muchos mitos relacionados a la salud digital para avanzar en el camino de innovación y mucho trabajo por hacer en conjunto en el ecosistema. El cambio no puede estar dado únicamente por el interés de los destinatarios: todas las entidades sanitarias deben tomar la iniciativa e impulsar estrategias y modelos proactivos para lograr un seguimiento aún más a conciencia de los pacientes y potenciar esta nueva visión para impulsar la verdadera transformación.

El nuevo paradigma en salud ya comenzó, y potenciarlo es el único camino para obtener beneficios reales para todos los actores del sistema, sobre todo para los pacientes.

Por: Ignacio AladroVP de Desarrollo de negocio en Osana

Sobre Osana

Somos una Startup líder que desarrolla infraestructura tecnológica para la industria de la salud. Creamos soluciones centradas en las personas de rápida implementación e integración con los sistemas de gestión del sector.

  • Contamos con más de 26 millones de dólares en financiación bajo el respaldo de prestigiosos inversores como General Catalyst -inversor de Airbnb, Stripe, Snapchat, entre otros- con la participación de Quiet Capital, Addition y Preface Ventures.
  • En 2021 obtuvimos la inversión en “Serie A” más grande para una Healthtech      de Latinoamérica.
  • Somos una de las 150 HealthTech más prometedoras del mundo y de las 10 mejores dentro de la categoría “Digital Front Door and Patient Engagement”, según el último ranking de CB Insights.
  • Nuestras soluciones son utilizadas por financiadores y prestadores de la industria de la salud, alcanzando a más de 6 millones de personas en toda la región

Más información en osanasalud.com

Fuente: Edelman 

 

statistical tracker