Informe de la OMS pone de manifiesto los principales problemas respecto a los medicamentos contra el cáncer
Los precios no debe condicionar el acceso a fármacos oncológicos (2)

(Madrid).- El cáncer es una de las enfermedades que más casos registra cada año pero, paralelamente, se siguen investigando y desarrollando nuevos medicamentos que contribuyen a mejorar el abordaje de la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido un informe en el que pone el foco en el impacto que tiene el precio de estos fármacos sobre la salud pública a nivel global. Si bien este documento subraya el diálogo continuo entre Gobiernos y diferentes agentes de la industria farmacéutica y del sector sanitario para prevenir la enfermedad y conseguir opciones terapéuticas que mejoren las estadísticas de los pacientes oncológicos, el principal problema que se puede observar es la inequidad que hay entre territorios en función de las políticas aplicadas en cada uno, así como de su nivel económico.

Desde la organización llaman la atención además sobre el hecho de que el aumento del gasto en medicamentos contra el cáncer es sensiblemente superior al crecimiento de pacientes en esta enfermedad. Aunque este fenómeno se puede achacar a que cada vez existen más opciones para abordar el cáncer, también estaría relacionado, según la OMS, con el aumento de los precios o con la preferencia de uso de fármacos que tienen un coste mayor.

Estos datos dan a entender que las estrategias seguidas para la fijación de precios de estos medicamentos no se ajustan al cumplimiento de los objetivos políticos y económicos marcados para cada país. Por ello, los agentes implicados demandan que se cree un sistema en el que se garantice el acceso de los sistemas sanitarios a este tipo de tratamientos y que los pacientes no se vean afectados por este problema.

Sin embargo, a la hora de fijar una estrategia en este sentido, es importante tener en cuenta todas las fases de tratamiento y no sólo el precio de los medicamentos necesarios para el abordaje de la enfermedad. Por ello, a la hora de crear estrategias contra el cáncer también se debería atender a cuestiones como el coste de las infraestructuras, tecnología o recursos humanos.

La relación coste-efectividad debería alzarse entonces como un valor fundamental en esta ecuación y adecuar las estrategias de precios a otras áreas terapéuticas. Desde la OMS también animan a la industria farmacéutica a ajustar las cifras, de tal manera que no se vea comprometida la salud de los pacientes que tienen cáncer, y contribuir por tanto a maximizar el bienestar social.

Por ello, desde la Organización animan a que, a nivel global, se tengan en cuenta todos estos aspectos y se eliminen los posibles comportamientos irregulares que se puedan estar dando en la actualidad en cuanto a precios con el fin de que los tratamientos estén disponibles y sean accesibles para todos aquellos pacientes que lo necesiten.

Para corregir estos problemas, y considerando que, aunque se dé a un mayor nivel no es propio únicamente de los fármacos de esta especialidad, la OMS recomienda seguir estrategias a corto plazo que favorezcan la sostenibilidad del sistema para pacientes tanto de cáncer como de otras enfermedades en las que se puedan detectar estas irregularidades.

Fuente: El Global