Leucemia linfoblástica
EMA acaba de emitir la primera recomendación de autorización para dos terapias con células CAR-T

(Chicago).- Las primeras terapias de células T con receptores de antígenos quiméricos (chimeric antigen receptor, CAR) han llegado a Europa. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) acaba de emitir la primera recomendación de autorización para dos terapias con células CAR-T: Kymriah (tisagenlecleucel), de Novartis, indicado para el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda (ALL); y Yescarta (axicabtagene ciloleucel), de Gilead, para el tratamiento del linfoma difuso de células B grandes (DLBCL).

Estos tratamientos pertenecen a una nueva generación de inmunoterapias personalizadas contra el cáncer que se basan en la recopilación y modificación de las propias células inmunes de los pacientes para tratar su cáncer.

Tal es la expectativa que despiertan estos nuevos tratamientos que la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) decidió conceder el título de Avance del año 2018 a este nuevo tipo de inmunoterapia conocida como terapia de CAR-T. Tal como la describe el presidente y miembro de la ASCO, Bruce E. Johnson, “esta técnica permite a los médicos reprogramar genéticamente las propias células inmunitarias de los pacientes para encontrar y atacar las células cancerosas en todo el cuerpo”.

El proceso es, cuanto menos, complejo. Primero se extraen las células T del paciente y se llevan al laboratorio, donde se realizan cambios genéticos en las mismas para que ataquen a las células cancerosas. Estas células T con CAR se cultivan en grandes cantidades y luego se inyectan al paciente. Una de las características de este tratamiento es que es una “terapia viviente”, según Johnson.

Pero son los resultados publicados hasta el momento los que demuestran lo prometedoras que pueden llegar a ser estas nuevas terapias. En un ensayo clínico realizado en varios centros con 63 pacientes pediátricos y adultos jóvenes con ALL de precursores de células B, ya sea recidivante o refractaria, la tasa general de remisión con la terapia Kymriah a los tres meses de tratamiento fue del 83 por ciento. Además, en tres de cada cuatro pacientes, la ALL todavía no había regresado después de 6 meses.

En el caso de Yescarta, un ensayo clínico en pacientes con DLBCL que habían empeorado después de al menos dos tratamientos previos, se observó remisión del linfoma en el 43 por ciento de los pacientes. A los seis meses después de recibir la terapia, el linfoma todavía no había regresado en casi el 80 por ciento de los pacientes.

Prometedor pipeline

Kymriah y Yescarta han sido las primeras en alcanzar la barrera de las agencias regulatorias, pero lo cierto es que actualmente existen más de 90 terapias con células CAR-T en investigación a nivel global, según datos publicados por la consultora Decision Resources. En concreto, existen 59 ensayos en Fase I en este segmento, y 32 en Fase II de desarrollo. La mayoría de las empresas que lideran este desarrollo son pymes, aunque cada vez son más las grandes farmacéuticas que muestran su interés por estas terapias y anuncian adquisiones o acuerdos con estas pequeñas compañías para impulsar su desarrollo.

En agosto de 2017, Gilead anunciaba la compra de Kite Pharma por 9.900 millones de euros. Gracias a este acuerdo, la norteamericana logró hacerse con Yescarta. Además, Gilead anunciaba a final de año la compra de Cell Design, compañía de ensayos preclínicos con experiencia en ingeniería celular personalizada, que se encuentra desarrollando dos plataformas tecnológicas: synNotch, sistema de expresión genética sintética, y Throttle.

Otra de las grandes adquisiciones fue la realizada por Celgene que, el pasado mes de enero, anunciaba la adquisición de Juno Therapeutics por 9.000 millones de dólares. Actualmente Juno dispone de 18 ensayos clínicos con este tipo de terapias, según el informe de Decision Resources. En su pipeline dispone de la terapia JCAR015, en desarrollo para varios tipos de cáncer.

Además, Celgene mantiene un acuerdo con Bluebird Bio para el desarrollo de bb2121, terapia de células CAR-T específicos del antígeno de maduración de células b (BCMA) para pacientes con mieloma múltiple previamente tratados, que ya ha recibido la designación de terapia innovadora por la FDA y medicamento prioritario (PRIME), por parte de la EMA.

Rsgen Therapeutics ocupa el segundo puesto en el ranking de compañías con más desarrollos en este segmento, con nueve ensayos clínicos en marcha hasta el momento. En concreto, dispone de cuatro prometedoras terapias: Anti-GPC3 CAR-T para carcinoma hepatocelular (HCC); anti-GPC3 CAR-T para cáncer de pulmón escamoso (SLC), anti-EGFR CAR-T para glioblastoma multiforme (GBM) y anti-Claudin18.2-CAR -T para el cáncer gástrico y pancreático.

Autolus ocupa el tercer lugar con seis ensayos en desarrollo. Esta compañía dispone en su pipeline del receptor de antígeno quimérico anti-GD2 (CAR), para el tratamiento del neuroblastoma pediátrico

Novartis, compañía que comercializa Kymriah, segunda terapia de células CAR-T aprobada en el mundo, dispone actualmente de cinco ensayos clínicos en este segmento.

Otra de las grandes farmacéuticas presentes en este mercado es Pfizer. La norteamericana dispone, junto conAllogene Therapeutics, de la terapia en desarrollo UCART19, para malignidades hematológicas y ALL. Además, junto con Servier y Cellectis, desarrolla la terapia UCART19, para Leucemia mieloide aguda (LMA) y neoplasia de células dendríticas plasmocitoides blásticas.

Janssen estableció un acuerdo de colaboración con Legend Biotech con el objetivo de fabricar y comercializar la terapia experimental LCAR-B38M, para el tratamiento del mieloma múltiple.

Una de las últimas compañías en anunciar acuerdos para adentrarse en este mercado es Abbvie. En junio hizo público un acuerdo con Calibr para desarrollar conjuntamente terapias CAR-T dirigidas a tumores sólidos y otros cánceres.

Fuente: El Global