Neumonía bilateral
Tipos de neumonía y secuelas post COVID-19


(Buenos Aires).- Una de las complicaciones más habituales en la infección por Covid es la neumonía bilateral. Esta enfermedad respiratoria, que se caracteriza por una infección aguda en los pulmones, antes de la pandemia afectaba a unos 150.000 argentinos por año. Tiene varias causas y una de ellas es hoy justamente el SARS-CoV-2.

Tipos de neumonía

Nuestros pulmones están formados por pequeños sacos que se llaman alvéolos. Al respirar, los alvéolos se llenan de aire. Pero en la neumonía, por la infección estos sacos se llenan de pus y líquido, lo cual dificulta la respiración, la vuelve dolorosa y también hace que se absorba menos oxígeno. La neumonía puede dividirse en distintos tipos según su causa y cómo se adquirió.

Neumonías adquiridas en la comunidad. Es el tipo más común de neumonía y a su vez se clasifican según el agente patógeno que la causó.

  • Bacterias. Varias bacterias pueden provocar neumonía, pero la más común es la Streptococcus pneumoniae, principal causa de neumonía bacteriana en niños.
  • Virus. Son otra causa muy frecuente de neumonía. El virus sincicial respiratorio, por ejemplo, es uno de los agentes más habituales. En este grupo se incluyen las neumonías originadas por el SARS-CoV-2. Por lo general, las neumonías por virus suelen ser leves, pero como lo ha demostrado el Covid, también pueden evolucionar a casos graves.
  • Hongos. Son la principal causa de neumonía en las personas con problemas de salud crónicos o inmunitarios. El Pneumocystis jiroveci, por ejemplo, es responsable del fallecimiento de uno de cada cuatro lactantes con VIH/SIDA.
  • Neumonía adquirida en la atención médica. En estos casos, la persona contrae la neumonía durante una internación por otra enfermedad, mientras se encuentra en un centro de cuidado o mientras recibía atención en un centro ambulatorio o de diálisis. Estas neumonías suelen ser más graves porque pueden ser causadas por bacterias más resistentes a los antibióticos.

¿Es contagiosa la neumonía?

La enfermedad en sí no es contagiosa, pero sí contagian los agentes patógenos que la provocan. Si un virus o bacteria que causa neumonía, como el coronavirus, está en el tracto respiratorio superior de la persona infectada, ésta puede transmitirlo al toser o estornudar.

Por eso es importante tomar medidas preventivas ante un paciente con neumonía o infectado con alguno de los virus que pueden provocarla.

Las principales recomendaciones son:

  • Evitar compartir vasos, cubiertos u otros objetos de uso personal o tocar los pañuelos usados.
  • El lavado de manos frecuente también es una medida preventiva recomendada
  • El uso de tapabocas en el caso del Covid, porque la principal vía de transmisión del virus son los aerosoles.
  • Las vacunas indicadas para prevenir la neumonía por neumococo, que están incluidas en el calendario nacional de vacunación para niños, adultos a partir de los 50 y personas que integran determinados grupos de riesgo.

La neumonía y el Covid-19

En el caso de la neumonía causada por Covid-19, ésta siempre es bilateral (afecta a ambos pulmones) y suma síntomas adicionales a los que genera el virus, como dificultad para respirar, incremento de la frecuencia cardíaca y reducción de la presión arterial.

Neumonólogos han advertido además que se han visto en algunos casos evoluciones diferentes del resto de las neumonías bilaterales. A medida que avanza la fase aguda de la enfermedad, la llamada “tormenta de citoquinas” genera complicaciones inflamatorias que afectan también la microvasculatura pulmonar.

Pero diversos estudios también alertaron sobre las secuelas posteriores en los pacientes que han tenido neumonía, que difieren del llamado long Covid. En la mitad de los pacientes que estuvieron internados, las alteraciones en la función respiratoria se mantienen después de los tres meses. En muchos de ellos, los médicos han visto en el diagnóstico por imágenes alteraciones compatibles con la fibrosis pulmonar y, si bien la mayoría las resuelve, para el 5% de pacientes que pasaron por un estado crítico, esta mejora demora mucho más.

En algunos casos, puede llevar un año o más que las funciones de los pulmones retornen al estado previo al Covid. En la evolución influyen varios factores, como el estado de salud general, las patologías preexistentes, la severidad de la infección y el tratamiento recibido.

Por eso, si bien los controles clínicos postcovid están indicados en todos los que cursaron la infección, en aquellos que desarrollaron neumonía es recomendable continuar un seguimiento más exhaustivo con un neumonólogo, que es el especialista que mejor puede analizar la tomografía computada para detectar posibles secuelas en los pulmones o el corazón.

Fuente: CAEME

statistical tracker